Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

La historia de amor de un padre a una hija

Con apenas ocho meses de vida, la beba recibió una parte del hígado de su papá.

Olivia tiene apenas ocho meses de vida y, gracias a su papá y a los profesionales del Hospital Nacional de Pediatría Juan P. Garrahan, tiene también una historia de amor para contar. Sufría de atresia de las vías biliares, una enfermedad fulminante que no le daba otra alternativa que el trasplante. Que se concretó con éxito el 29 de octubre pasado, y que se convirtió en el número 700 que realiza el servicio de Trasplante Hepático del Garrahan, responsable del 70% de las intervenciones de este tipo en el país, es decir, unos 40 casos al año.
La mirada de Olivia apunta a su papá, Iván Sánchez, 23 años, cadete administrativo, quien le donó parte de su hígado. En rigor, el operativo comenzó en un quirófano del Hospital Argerich, donde un equipo conformado por cirujanos y profesionales del Garrahan realizó la ablación del segmento lateral izquierdo del hígado de Iván. En ese mismo momento, Olivia ingresaba a un quirófano del Garrahan, donde un segundo equipo de cirujanos esperaba la llegada del primero para llevar adelante el trasplante que le salvó la vida. Todo el exitoso operativo duró 18 horas, con la participación de más de 50 personas.
“Nos sentimos orgullosos porque no sólo es la estadística más grande de la Argentina, sino que en pediatría es una de las más importantes que hay en el mundo, así que estamos muy contentos del trabajo que hacemos en el hospital”, aseguró el jefe del servicio de Trasplante Hepático, Oscar Imventarza, respecto del trasplante hepático número 700.
Olivia llegó por primera vez al Garrahan el 4 de agosto, cuando Iván y Yésica, sus papás, la llevaron por un dolor en el codo. Una serie de estudios permitió determinar a los profesionales del hospital que la beba padecía atresia de las vías biliares, una obstrucción de los conductos que transportan la bilis desde el hígado hasta la vesícula. Esta enfermedad es la primera causa de trasplante hepático en el mundo, ya que puede derivar en daño hepático y cuadros de cirrosis.
Definida la necesidad del trasplante, los médicos explicaron a la familia que existían dos posibilidades: un donante cadavérico o uno vivo. Al fin, el donante fue el papá de Olivia, con quien comparte el mismo tipo y factor de sangre. No fue díficil para Iván tomar la decisión: “Cuando nos dijeron que una de las primeras opciones era el donante vivo, no lo dudamos y decidí hacerlo yo, porque quería que mi señora estuviese con ella para cuidarla cuando despertara del trasplante.” En el momento en que comenzaba el trasplante de Olivia, él seguía internado en el Argerich.
El doctor Imventarza fue quien estuvo a cargo de las dos operaciones y viajó de un hospital a otro con la parte del hígado de donante vivo para la niña. Imventarza, quien recibió un premio Konex en 2003, fue elegido recientemente como el primer presidente latinode la Sociedad de Cirugía Hepatobiliopancreática mundial.
“Hoy vivo el día a día y estoy feliz. Me felicitaron y yo no siento que me tengan que felicitar, porque es mi hija y estoy dispuesto a hacer lo que sea para ayudarla en su salud, en su educación, en lo que pueda”, dijo emocionado el papá de Olivia, quien espera el alta la próxima semana para volver a su casa de Avellaneda, junto con sus padres y su hermanito de cinco años. “La verdad es que no tengo palabras, estoy muy agradecido al hospital, la atención siempre fue bárbara, los médicos, los enfermeros, los cirujanos, todo”, concluyó Iván. «

 

 

Hospital pionero

El primero. En 1992 se llevó a cabo en el Hospital Nacional del Pediatría Juan P. Garrahan el primer trasplante de hígado en una institución pediátrica de la Argentina.
Técnicas. El Servicio de Trasplante Hepático del hospital realiza trasplantes de hígado en niños a través de las distintas técnicas disponibles en el mundo para paliar la escasez de donantes: hígado entero, reducido, split y donante vivo relacionado.
Más de 1200 trasplantes se han realizado en el Garrahan, entre hepáticos, de corazón, riñón y médula ósea (células progenitoras hematopoyéticas), tanto de donantes vivos relacionados como cadavéricos.

Comentarios

Ingresa tu comentario