Buenos Aires, 20/10/2017, edición Nº 1801

La histórica sede del Banco Ciudad será un polo cultural

Enterate acá

La historia sede ubicada en Florida y Sarmiento se transformará en polo cultural luego de que el banco se establezca en su nuevo edificio en Parque Patricios.

1778768w300

(CABA) Una obra promete embellecer la peatonal Florida y sumar una oferta cultural: el Banco Ciudad está restaurando su histórica casa matriz en la esquina de Florida y Sarmiento. Cuando, en abril del año próximo, se mude al nuevo edificio, en Parque Patricios, su vieja sede se transformará en una moderna sucursal electrónica que convivirá con un centro cultural y de exposiciones de arte.

La primera etapa de la obra demandará una inversión de 35 millones de pesos y pondrá en valor la planta baja, los subsuelos y el primer piso. Una vez concluidos estos trabajos, en el gran hall central de la planta baja se expondrá la valiosa colección de arte contemporáneo latinoamericano del patrimonio del banco, cuyo valor supera los $ 20 millones.

Para abril se espera que en los amplios salones de exposición y venta de lo que eran las tiendas México antes de que llegara el banco, en 1968, queden instalados una moderna sala de remates -para las tradicionales subastas que realiza la entidad- y un museo cultural.

“Quedará muy imponente nuestra sucursal emblemática, que se hizo sobre la base de la idea de transparencia y horizontalidad. Incluso la bóveda se podrá ver desde la vereda, como ocurrió en un principio, cuando este edificio fue estrenado, y la gente se acercaba a mirar. La bóveda se podrá visitar como un atractivo turístico”, dijo Federico Sturzenegger, presidente de la entidad bancaria.

Un capítulo aparte ocupa el icónico cubo de ladrillos de vidrio inaugurado a fines de los años 60 que envuelve los dos subsuelos, la planta baja y el primer piso de la casa matriz: esos conceptos de diseño fueron usados como prototipo de lo que será el banco en 2014. Los diseñadores propusieron en aquellos años un proyecto de vanguardia pensado para un banco sin papeles, con transparencia y espacios abiertos como atributos principales. Pisos flotantes y balcones vidriados que dan a la peatonal ingresaban en el edifico y permitían que los transeúntes vieran todo el movimiento de la sucursal y la bóveda principal pintada de color naranja fluorescente.

Desde su inauguración, este edificio es visita obligada para estudiantes y amantes de la arquitectura. Luego, las regulaciones del Banco Central en materia de seguridad hicieron que con los años la estructura fuera perdiendo su esencia y atractivo por las sucesivas intervenciones al proyecto original.

Una anécdota: se habían elegido escritorios muy modernos, pero sin cajones; terminaron en un depósito y fueron reemplazados por otros capaces de almacenar la infinidad de papeles que requería la operatoria en aquellos años.

La restauración la está haciendo el estudio Msgsss (Manteola, Sánchez Gómez, Santos, Solsona, Salaberry, Vinson), continuador del que ideó aquella sucursal vanguardista. Casi sesenta años después, el Banco Ciudad espera cumplir y reivindicar aquel posmoderno proyecto de un banco sin papeles que proponían esos prestigiosos arquitectos, junto con Rafael Viñoly, pero en un nuevo edificio en Parque Patricios diseñado por Norman Foster y concebido con los conceptos y estándares de sustentabilidad más modernos del mundo.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario