Buenos Aires, 19/09/2017, edición Nº 1770

La FADU inauguró un baño sin distinción de género, un aula magna y una biblioteca

El Pabellón III de Ciudad Universitaria sumó 10.000 m2 de infraestructura para estudiar.

(CABA) Un aula magna para 650 personas sentadas, una biblioteca con mesas de estudio y boxes para investigadores, una pinacoteca, un piso completo de aulas y talleres, un auditorio para 100 personas y un baño sin distinción de género y con cambiador de bebe. La Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) de la Universidad de Buenos Aires (UBA) inauguró ayer más de 10.000 metros cuadrados en el Pabellón III de Ciudad Universitaria y anunció que terminará a fin de año un jardín de infantes para niños a partir de 45 días para hijos de docentes, no docentes, estudiantes e investigadores.

“La educación es una inversión permanente y es fundamental seguir trabajando juntos”, resumió ayer el rector de la UBA, Alberto Barbieri, en la flamante aula magna profesor arquitecto Juan Manuel Borthagaray. Las palabras buscaron sortear el momento proselitista planteado por el decano de la FADU. En su discurso, el arquitecto Luis Bruno había agradecido el apoyo brindado por el ex Ministerio de Planificación Federal y el gobierno de Cristina Kirchner porque fue durante esa gestión cuando se aprobaron estas obras, y criticó que el gobierno actual haya “desfinanciado” el proyecto del pabellón IV.

“Estamos orgullosos de que haya muchos graduados de la UBA como funcionarios públicos de antes y de ahora a quienes poder ir a manguearles los fondos para que la universidad avance”, destacó Barbieri, al recordar que él mismo inició su gestión en la mitad final del gobierno de Cristina Kirchner y se calificó como un rector de “transición” entre dos gobiernos distintos.

También exhortó a los estudiantes a “cuidar” las nuevas instalaciones. “Hay que hacer política sin destruir la inversión que tanto le costó a todo el pueblo argentino. Hay muchos argentinos que no han podido acceder a la universidad, pero sostienen con su dinero estas inversiones”, enfatizó, seguramente pensando en la cantidad de estudiantes que en los pasillos de la FADU, como en muchas de las otras 12 facultades, hacen campaña por sus candidatos preferidos para las PASO.

Aunque es pequeño, y por ahora único en su estilo, el baño sin distinción de género ubicado a pocos metros del ingreso a la flamante biblioteca es un hito para la FADU. Es la primera acción de la Unidad de Género de la Secretaría General de esta facultad y forma parte del Protocolo de acción institucional para la prevención e intervención ante situaciones de violencia o discriminación de género u orientación sexual.

“Con esta iniciativa, la FADU invita a repensar el diseño de los espacios comunes y sus prácticas desde una perspectiva inclusiva”, explicó a La Nación Griselda Flesler, titular de Diseño y Estudios de Género. Las instalaciones sanitarias fueron acondicionadas para su nuevo destino, ya que originalmente era exclusivo para varones. Ahora tiene cuatro mingitorios, cuatro inodoros, dos bachas y un cambiador de bebes. “La idea es hacer esto en cada piso” de la facultad, añadió Flesler.

Ayer, estudiantes, docentes y no docentes circularon por todas las nuevas áreas, en las que se invirtieron unos diez millones de dólares. El lugar más frecuentado fue el baño sin distinción de género, de la planta baja, que se identifica con un sencillo cartel con el isotipo de un mingitorio y de un inodoro. NR


Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario