Buenos Aires, 24/09/2017, edición Nº 1775

La Facultad de Medicina de La Plata, ya no tiene examen de ingreso

Había provocado bochazos históricos. Ahora la facultad se adaptó a una nueva ley, con votación dividida.

(PBA) Después de 25 años de un estricto examen de ingreso, la Facultad de Medicina de La Plata eliminó el curso de ingreso y en marzo de 2016 todos los alumnos que se anotaron podrán cursar las materias del primer año de la carrera. Así, ya no habrá “bochazos masivos” en las pruebas de acceso a esa casa de estudios.

En los últimos diez años, la unidad académica recibió un promedio de 400 estudiantes, aunque se anotaban entre 1.500 y 1.900. En el camino quedaban más de dos tercios. Y hubo casos (como en 1998) en los que se registró un record: ese año, ninguno de los 1.200 anotados pudo aprobar el test de ingreso que se rindió luego de dos meses de cursadas.

El sistema de nivelación estuvo –desde su inauguración en 1991- envuelto en polémicas por el rechazo de las agrupaciones estudiantiles. Y también derivó en acciones judiciales que llegaron hasta la Corte Suprema de Justicia, que en 2010 terminó respaldado por un fallo del máximo tribunal.

Pero hace menos de dos meses, el Congreso de la Nación aprobó una ley que garantiza la gratuidad de la educación superior y también define el ingreso a la universidad como “libre e irrestricto”.

Era una cláusula casi a la medida de la estrategia de ingreso que había impulsado la Facultad de Medicina de La Plata. Aunque, las restricciones todavía se mantenían en otras casas de estudio universitarias del país.
Ayer, el Consejo Directivo de Medicina se reunió para “adaptar” la normativa interna a la nueva legislación. Hubo dos posiciones. Los estudiantes, liderados por una agrupación de izquierda (La Mella/Patria Grande) propusieron implementar una “nivelación” de dos meses para que los aspirantes puedan desarrollar técnicas de estudio y de comprensión de material académico.

Las autoridades rechazaron la moción e impulsaron la eliminación total de las actividades previas al ingreso. “En dos meses no se pueden nivelar conocimientos. No resulta útil. Para aprobar eso, preferimos dejar sin efecto los cursos”, planteó la decana de Medicina, Ana Lía Errecalde. La iniciativa ganó por 11 votos a favor (docentes, graduados, no docentes) y 5 rechazos (alumnos).

Ahora se abre un interrogante clave: cómo hará la unidad académica para iniciar la formación de un número 10 veces mayor al de todos los años. En menos de tres meses serán más de 3.000 los jóvenes que estarán habilitados para cursar como alumnos regulares. “Estuve reunida con los profesores de 1º año, que son los que sufrirán el mayor impacto y existe mucha preocupación por lo que se viene. Necesitaremos más aulas y más docentes”, reconoció la funcionaria.Hasta ahora, se diagramaban 10 comisiones de 30 alumnos. Con el nuevo esquema, deberán disponer de más de 80 comisiones.

Comentarios

Ingresa tu comentario