Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

La Facultad de Exactas de la UBA realizó un ciclo de charlas POP

La primera serie de conferencias tuvieron lugar en el Centro Cultural Kirchner. Lo organizaron para festejar los 150 años de la Facultad.

Por Ramiro Barreiro

(CABA) Películas como Jurassic Park o La Era del Hielo, golosinas de goma, cargar combustible o una banda de reggae llamada Gondwana. Todo, absolutamente todo puede servir para hablar de ciencia, y así lo sabe la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires. Por tal motivo, organizaron las charlas POP, Ciencia en poca palabras, en el Centro Cultural Kirchner con la conducción del doctor en biología Diego Golombek y el biólogo Diego Grinman.

Según explicaron los organizadores, las charlas POP “son una forma de compartir con la sociedad el 150º aniversario de la Facultad de Exactas, uno de los mayores centros de formación científica del país“. La primera edición, realizada ayer en la sala Federal del CCK, reunió a nueve jóvenes investigadores, que representan sólo una parte de las diversas disciplinas que se estudian en esa casa de estudios. “Las charlas POP son una forma de sacar a la calle el conocimiento y despertar curiosidad más allá de las aulas y los laboratorios”, señalaron sus responsables. Explicar 4600 millones de años en diez minutos. Con ese desafío arrancaron la jornada dos paleontólogos, Martín D’Amato y Martín Farina. Y a juzgar por la atención prestada por el aforo, la mitad de ellos simples curiosos que nada tienen que ver con Exactas, fueron todo un éxito.

Farina quería ser Indiana Jones, “pero me ensarté”. Entonces, se dedicó a algo mucho más innovador que estudiar los seres del pasado: reírse con ellos. “Me gusta mucho salir de la rutina y romper un prejuicio”, contó a Tiempo, “está bueno meterse con eso de que el científico es aburrido y todo el tiempo estás haciendo ciencia. Tiene que ver con el niño interno, el mejor científico siempre fue un niño, el nene que pregunta siempre porque pincha a un animal muerto o rompe un juguete para saber cómo está hecho. Investigar es seguir jugando, hacerse preguntas.”

“Siempre me gustó la divulgación científica, soy docente, y cuando empecé en Exactas eso se exacerbó. El Stand Up científico surgió este año por iniciativa del Ministerio de Ciencia y Tecnología, que armó un curso de cuatro meses con Diego Wainstein, Diego Golombek y el español Eduardo Sáenz de Cabezón. De ahí surgió un grupo llamado Poper, que podría tener una interpretación lisérgica y otra positivista, pero en realidad quiere decir ‘Popularización entre risas’“, contó el humorista de 29 años.

De hecho, los Poper actúan todos los sábados en Tecnópolis, pero quieren moverse por todos lados. Así, mañana comienzan un ciclo en Absinth, casa de la comedia, Bartolomé Mitre 1699.

La experiencia argentina replica a Famelab, un concurso internacional de monólogos científicos que nació en 2005 en Chentelham, Inglaterra, y que también tiene su versión española, con el nombre de Big Bang.

“La suerte que tenemos los paleontólogos para llamar la atención del público es que los dinosaurios cuentan con 100 millones de años de marketing“, dijo entre risas Farina, y se emocionó porque “ayer empecé la divulgación oficial y hoy ya me pararon tres chicas en la facultad que antes ni me hablaban”.

Junto con los Diegos y los Martines se subieron al escenario Ezequiel Álvarez, físico del Instituto Balseiro de Bariloche; Germán Dima, licenciado en Física y amante de las historietas; Manuel Giménez, estudió computación en Exactas y es docente; Leonardo González Galli, biólogo e investigador del Conicet; Agustín Quesada, geólogo (y autoconsiderado “un buen vecino”); Galo Soler Illia, químico, responsable del instituto de nanosistemas en la UNSAM y Paula Tribelli, bióloga y doctora en Química.

charlas pop2

Fuente: Tiempo Argentino

Comentarios

Ingresa tu comentario