Buenos Aires, 18/10/2017, edición Nº 1799

La experiencia del Registro Civil Móvil en Villa Soldati

El Registro Civil Móvil es una forma de agilizar los trámites y acercar a los vecinos la posibilidad de renovar su DNI, pedir certificados de convivencia y partidas de nacimiento. (CABA) Con su bebe de dos años en brazos y las partidas de nacimiento en mano, Florencia Grisolía aguardaba su turno para ser atendida. Desde hace unos meses, la joven madre dejó de cobrar la Asignación Universal por Hijo porque...

El Registro Civil Móvil es una forma de agilizar los trámites y acercar a los vecinos la posibilidad de renovar su DNI, pedir certificados de convivencia y partidas de nacimiento.

zzvilla19_thumb

(CABA) Con su bebe de dos años en brazos y las partidas de nacimiento en mano, Florencia Grisolía aguardaba su turno para ser atendida. Desde hace unos meses, la joven madre dejó de cobrar la Asignación Universal por Hijo porque su DNI tenía un número erróneo y ahora había que rectificar la documentación de los pequeños. Ella fue una de las 50 personas que, a pocos pasos de su casa en la villa 3 de Soldati, se acercó al Registro Civil Móvil dispuesto por la Ciudad para realizar trámites.

Algunos con más información, otros más despistados, los vecinos de ese asentamiento situado en la zona sur, también conocido como barrio Fátima, se arrimaron hasta el camión oficial estacionado frente a la cancha del lugar. Los problemas de los habitantes con la documentación eran varios, pero una de las “estrellas” de los trámites era el certificado de convivencia.

Ana Lávaque, directora del Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas de la Ciudad, confirmó que ese tipo de actas es uno de los que más se confeccionó desde que comenzó a implementarse esta modalidad de registro “puerta a puerta“, en junio último. “La idea del programa móvil es la de allanar las dificultades que tienen los vecinos más vulnerables para tener los documentos actualizados y en orden“, explicó, en tanto avalaba certificados de residentes de Fátima.

José Luis Cervantes sólo quería que su pareja pudiera gozar de los beneficios de su obra social, por ello necesitaba el certificado de convivencia. “Como no estamos casados, ella no tiene protección médica y está a la buena de Dios“, se quejó, preocupado. Para llevar a cabo la diligencia debería acercarse con su cónyuge y dos testigos que acreditaran tal relación.

Los operativos comenzaron en geriátricos y en centros de día para la atención de la tercera edad y ahora se extendieron a villas y asentamientos. Es la Unidad de Gestión de Intervención Social (UGIS) la que intermedia entre los funcionarios del registro y los habitantes para coordinar los encuentros semanales.

Los trámites que pueden realizarse son los mismos que se harían en cualquier oficina del registro: documentos nacionales de identidad (o cualquier modificación en los mismos), certificados de convivencia y/o de pobreza y solicitudes de partidas de nacimiento, entre otros.

Hasta el momento, se confeccionaron más de 200 diligencias relacionadas con el DNI, como renovaciones y primeros documentos a personas que nunca habían tenido, y unas 100 gestiones de registración. Entre estas últimas, los funcionarios detectaron que la mayoría de la población que consultó no tenía en su poder la partida de nacimiento, sobre todo la de los menores de edad que es indispensable para la renovación del documento.

En la primera intervención del operativo en un asentamiento -en la ex villa 19, conocida ahora como barrio INTA– una joven huérfana de 18 años se emocionó cuando obtuvo por primera vez su DNI, según contó, Augusto Rodríguez Larreta, subsecretario de gobierno porteño.

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario