Buenos Aires, 18/12/2017, edición Nº 1860

La deuda de la ciudad es seis veces mayor que en 2007

Desde el 2007, la deuda pasó de 1807 millones a $ 12 mil millones. La Auditoría General advierte sobre la gravedad del problema. (CABA) El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires busca refinanciar en su totalidad los vencimientos de deuda que se deben afrontar en 2014 por un monto de $ 1471,8 millones, por lo que de los $ 3151,8 millones de endeudamiento público incluidos en el Presupuesto 2014,...

Desde el 2007, la deuda pasó de 1807 millones a $ 12 mil millones. La Auditoría General advierte sobre la gravedad del problema.

Mauricio-Macri-e1377030252850

(CABA) El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires busca refinanciar en su totalidad los vencimientos de deuda que se deben afrontar en 2014 por un monto de $ 1471,8 millones, por lo que de los $ 3151,8 millones de endeudamiento público incluidos en el Presupuesto 2014, $ 1600 millones corresponderán a nuevo endeudamiento.

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires busca refinanciar en su totalidad los vencimientos de deuda que se deben afrontar en 2014 por un monto de $ 1471,8 millones, por lo que de los $ 3151,8 millones de endeudamiento público incluidos en el Presupuesto 2014, $ 1600 millones corresponderán a nuevo endeudamiento.
El PRO se refinancia y toma dinero sin un destino claro.El PRO se refinancia y toma dinero sin un destino claro.
Así, de concretarse todas las autorizaciones solicitadas por el Poder Ejecutivo, la masa total de deuda porteña (stock) sería más de seis veces la cifra con la que Mauricio Macri asumió su lugar como jefe de gobierno porteño durante el 2007.

El endeudamiento de la Ciudad de Buenos Aires es de $ 9802,8 millones (al 30 de septiembre del año en curso), con lo que manteniéndose los lineamientos del plan financiero para 2014 se quebrarían los $ 12 mil millones y se dejarían cada vez más lejos los $ 1807 millones que registraban las cuentas del Estado hace tan sólo cinco años.

En dólares, el stock cerró 2007 en 574 millones de dólares y alcanzó en junio del 2013 los 1635,5 millones de dólares (+ 185%).

Los vencimientos de deuda de este año, de $ 1963 millones, ya mostraron la estrategia refinanciadora con una autorización de $ 1471 millones específicamente para afrontar los vencimientos de deudas.

Los datos no vienen de especulaciones opositoras sino que se desprenden de la información contable disponible en la web del Ministerio de Hacienda porteño (ver www.buenosaires.gov.ar/areas/hacienda).

Eduardo Epszteyn, auditor general de la ciudad, apuntó que además “los intereses de la deuda significan cada vez un porcentaje más alto sobre los ingresos corrientes”. El servicio de la deuda (intereses y comisiones) se llevará el 2,35% del total de gastos, por lejos el porcentaje más alto de la década.

Si se ve el perfil de vencimiento de intereses y comisiones del Presupuesto que es debatido en la Legislatura, se observa que el año que viene deberá afrontarse un pico de $ 740 millones, número que pasará en 2014 a $ 500 millones de pesos.

Otro punto criticado de la política del gobierno macrista es la forma en la que se combina el creciente endeudamiento con el déficit fiscal, proyectado en $ 1078,7 millones para el año que viene.

En el artículo cuarto del proyecto de Presupuesto 2014 se aprueban $ 3924,1 millones de Fuentes Financieras y $ 2845,4 millones de Aplicaciones Financieras, cuya diferencia financia ese rojo.

“Este saldo negativo está en línea con el déficit de $ 1266 millones previsto para 2013, y mantiene la tendencia de los últimos años, ya que desde 2006 todos los presupuestos –con la excepción del ejercicio 2010– han finalizado con déficit, incluso en períodos de fuerte crecimiento económico”, explica un informe sobre el presupuesto elaborado por ASAP.

“Lo que se está haciendo es financiar con endeudamiento el déficit fiscal que viene de la mano de la expansión del gasto público. Es contradictorio, su discurso permanentemente critica el gasto nacional y en la Ciudad hacen lo mismo, con el agravante de que la nueva deuda en su mayoría no es para obras de inversión sino fundamentalmente para servicios”, subrayó Epszteyn en esa línea.

Además existen posibilidades ciertas de que haya un salto todavía mayor del stock, ya que como analizan en un trabajo elaborado al interior de la Auditoría General de la Ciudad, el Presupuesto no incluye algunos gastos que finalmente van a necesitar nuevo endeudamiento para cubrirse.

“Tiene cálculos optimistas de ingresos, pero no tiene calculados los gastos correspondientes a las paritarias del personal (que en ningún caso podrán cerrar por debajo del 24% de inflación que plantearon en el Presupuesto), ni a los ajustes correspondientes a la tercerización de servicios”, señala el texto.

Un dato a tener en cuenta, por ejemplo, es que el presupuesto para la basura está en los mismos 4000 millones de pesos que se van a gastar durante el corriente año.

“Es decir, se trata de un Presupuesto que para cerrar necesita combinar aumentos de impuestos, subejecución de obras y endeudamiento (ya sea con el mercado o demorando los pagos a los proveedores)”, reflexiona el documento.

En tanto, desde el PRO rechazan este análisis de los números presupuestados y sostienen que el manejo del peso de la deuda en la Ciudad es similar al que se ve a nivel nacional.

“Cuando uno analiza tiene que tomar en cuenta varias cuestiones: el peso de la deuda en relación al producto, al tamaño de la economía o al nivel de ingresos. En este sentido, tanto a nivel nacional como a nivel provincial, hoy la comparación entre el ratio está en un nivel bajo, eso habla de que son endeudamientos manejables en ambos casos”, señaló a este diario Rogelio Frigerio, diputado porteño por el PRO.

Por el contrario, desde la oposición al gobierno porteño el razonamiento es exactamente el inverso, ya que entienden que el mayor endeudamiento sólo sirvió para mantener el nivel de inversión en torno al 15%, algo que ya se venía logrando desde el año 2005 sin tener la necesidad endeudarse.

“Es decir, de cada 100 pesos adicionales con los que contó el gobierno de Macri por aumentos de impuestos, por la propia dinámica del crecimiento económico y, fundamentalmente, por un aumento del stock de deuda en torno a los U$S 1100 millones, sólo $ 85 fueron a parar a gastos corrientes”, apuntan.

El legislador Rogelio Frigerio descartó ese punto de vista, y sostuvo al contrario que “la Ciudad tiene una buen performance, destinando gran parte del endeudamiento a inversión, cuando el gobierno nacional utiliza el endeudamiento intraestatal para financiar el déficit primario”.

El resultado primario en la Ciudad de Buenos Aires es superavitario en $ 158,6 millones.

Fuente consultada: Tiempo Argentino

Comentarios

Ingresa tu comentario