Buenos Aires, 15/12/2017, edición Nº 1857

La cuestión de las plataformas digitales

El presente y el futuro de las plataformas será uno de los temas de discusión en las Jornadas Profesionales de la 39na Feria del Libro . (Ciudad de Buenos Aires)La lectura digital y su carácter social, su dimensión de entretenimiento, su cualidad global y local fueron algunos de los tópicos analizados por el peruano Pedro Huerta, de la tienda virtual estadounidense Amazon; y la española Silvia Clemares, de la canadiense...

El presente y el futuro de las plataformas será uno de los temas de discusión en las Jornadas Profesionales de la 39na Feria del Libro .

sony_funda_ebook_prs_t1_t2_negra_con_luz

(Ciudad de Buenos Aires)La lectura digital y su carácter social, su dimensión de entretenimiento, su cualidad global y local fueron algunos de los tópicos analizados por el peruano Pedro Huerta, de la tienda virtual estadounidense Amazon; y la española Silvia Clemares, de la canadiense Kobo.

Esta conversación entre los diferentes participantes de la cadena del libro “es un buen mensaje para la industria editorial argentina”, destacó Huerta en la sala Sarmiento del predio de avenida Santa Fe 4201.

La coexistencia de la Newton de Google con la emprendedora firma argentina Bajalibros.com o el club digital brasileño submarino.thecopia.com, por ejemplo “refleja la relevancia de cada uno de los mercados para cada plataforma global”, señaló el peruano.

A su entender, “el mercado digital ya se desarrolló en el mundo y es el mismo que se le va a ofrecer a los editores latinoamericanos”.

La ficción, el género que más rápido migró a lo digital, representa en Estados Unidos el 25 por ciento de los ingresos editoriales, en Reino Unido el 15, en Europa central el 10 y en Brasil cerca del uno y medio por ciento de la facturación total, detalló Huerta.

En tanto advirtió a los editores presentes que “sin derechos digitales no hay entrada a esta fiesta, sin conversión en los formatos que requiere cada plataforma tampoco y sin resaltar sus publicaciones a través del marketing digital menos”.

“Las plataformas les van a rogar que les den libros y sin estas cuestiones resueltas quedarán afuera. ¿Cuándo pensaron que Apple iba a ser un cliente de ustedes? Seguro que no hace cinco años y ahora, manos a la obra porque cuentan con tres años más para prepararse”, pronosticó.

“La cancha de juego ya la hemos pintado, está toda lista, pero necesitamos jugadores, sin contenido todas estas plataformas son totalmente irrelevantes”, sentenció Huerta.

Por su parte Silvia Clemares se refirió a Kobo, una plataforma libre y social de libros digitales, es decir que los textos pueden ser leídos en distintos formatos y dispositivos por usuarios que interactúan entre sí.

Asociada al contenido líquido (información mutable, en movimiento, que se comparte por Twitter o Facebook) “la lectura digital es más social que en papel” y estas plataformas “funcionan como las tertulias literarias del siglo XIX”, graficó Clemares ante la audiencia.

“Lo mismo hacemos en la vida digital -agregó-, enriquecemos el contenido con la participación de los autores y lectores, entendiendo a la lectura como una dimensión del entretenimiento”.

Es decir que quien ingrese a Kobo encontrará comentarios de lectores valorando libros, notas de los autores respecto a cómo crearon tal o cual texto, o estadísticas por lector para conocer sus gustos y hacer sugerencias entre otras herramientas de socialización.

Clemares destacó el aspecto global y local de estas plataformas que se expanden más allá de límites físicos: “Se busca que cualquiera acceda, en cualquier punto del mundo, a la mayor oferta de títulos posibles -los reguladores son las políticas de derechos de autor y traducción-, sabiendo que el lector busca una red que lo identifique”.

El diálogo viró hacia el rol de las plataformas digitales para la cocreación de hábitos de lectura en bibliotecas tradicionales: “será lo más importante de los próximos cinco años. Probablemente, en lugar de hablar de compra hablen de alquiler”, vaticinó Huerta.

Por otra parte, en torno a la lucha contra la piratería de textos digitales, Huerta señaló que “si bien los dominios de seguridad pueden regularla,hay países donde esto es cultural y muy difícil de combatir; cuando el precio del libro electrónico es muy cercano al de papel el lector piratea por principio”.

En cuanto al futuro del texto escolar digital, Clemares consignó que “el reto actual es enseñar a los educadores cómo se interactúa en el aula y enseñarle al alumno las nuevas destrezas que cada formato reclama”.

“La revolución digital es un proceso de años, no la comparemos con la Revolución Francesa, quizá los que hoy estamos aquí no la veamos”, concluyó.

 

|Fuente: Télam

Comentarios

Ingresa tu comentario