Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

¿La Coca Cola es peor que el Tabaco?

(CABA) Tomar Coca- Cola es perjudicial para la salud. Una sola lata por día significa un aumento de peso de 6 kilos por año. Y aumenta el riesgo de padecer diabetes en un 85 por ciento. Los médicos indican que no hay absolutamente ninguna razón para tomar gaseosas. Todas las gaseosas están sobre cargadas de azúcar y fructosa.  Esto aumenta en las personas el riesgo de contraer obesidad, diabetes, problemas cardíacos, y...

cocacola

(CABA) Tomar Coca- Cola es perjudicial para la salud. Una sola lata por día significa un aumento de peso de 6 kilos por año. Y aumenta el riesgo de padecer diabetes en un 85 por ciento.

Los médicos indican que no hay absolutamente ninguna razón para tomar gaseosas. Todas las gaseosas están sobre cargadas de azúcar y fructosa.  Esto aumenta en las personas el riesgo de contraer obesidad, diabetes, problemas cardíacos, y otras enfermedades crónicas.

Tomar gaseosas es peor que fumar en muchos aspectos, y es una consecuencia directa de las campañas de marketing masivas de la industria, que indican falsamente que estas bebidas azucaradas son aceptables para los miembros más vulnerables, los niños.

Actualmente, en el siglo 21 sería un verdadero escándalo que las empresas tabacaleras comenzaran a dirigir sus campañas publicitarias hacia los niños. Pero las compañías de gaseosas lo hacen todos los días.

El jarabe de maíz rico en fructosa de alta fructosa (HFCS) que es utilizado por las marcas más importantes de gaseosas, incluyendo Coca cola y Pepsi, es gravemente dañino. Hace unos 100 años una persona promedio consumía sólo 15 gramos de fructosa por día, principalmente proveniente de frutas. En la actualidad, la gente que consume gaseosas y jugos está consumiendo más de 135 gramos por día, principalmente en forma de bicarbonato.

15 gramos de fructosa por día son inofensivos. Sin embargo, en una proporción casi 10 veces mayor, este elemento se convierte en una de las principales causas de obesidad, y de todas las enfermedades degenerativas crónicas. En lugar de un compuesto de fructosa del 55 por ciento y 45 por ciento de glucosa, muchas marcas como Coca Cola, Pepsi o Sprite, contienen hasta un 65 por ciento de fructosa, es decir, casi un 20 por ciento más de lo que se creía originalmente.

Una dieta alta en azúcar, fructuosa y gaseosas endulzadas, también provoca la liberación excesiva de insulina, que puede conducir a la caída de niveles de azúcar en la sangre, o hipoglucemia. La hipoglucemia, a su vez, provoca que el cerebro secrete glutamato en niveles que pueden causar agitación, depresión, ira, ansiedad y ataques de pánico.

Por otro lado, un estudio publicado en 1985 en el Journal of Abnormal Psychology, demostró que la reducción en la ingesta de azúcar tiene un impacto positivo en las emociones. Y otro: “Los Angeles Probation Department Diet-Behavior Program: An Empirical Analysis of Six Institutional Settings”, publicado en 1983, documentó los resultados de un estudio realizado sobre delincuentes juveniles. Cuando se les proporcionó una dieta con bajos contenidos de azúcar, se observó una reducción del 44 por ciento en la incidencia de comportamiento antisocial, durante los 3 meses siguientes a la implementación de la dieta.

Un nuevo estudio apoyó este punto, y reveló que el consumo frecuente de gaseosas se asocia con un incremento del 15.9% en la probabilidad de cometer agresiones. El análisis fue realizado con amplio espectro, controlando por género, edad, raza, índice de masa corporal, patrones de consumo de tabaco, consumo de alcohol y relaciones familiares.

Los investigadores concluyeron: “Existe una relación significativa entre las bebidas refrescantes y la violencia. Puede haber una relación directa de causa y efecto, tal vez debido al azúcar o al contenido de cafeína de las gaseosas, o puede haber otros factores, que no encontramos en nuestro análisis, pero el alto consumo de refrescos y la agresión están relacionados”.

Fuente: Creadess

Comentarios

Ingresa tu comentario