Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

La Ciudad todavía no se recuperó del tornado de abril

Minutos después del paso del “devastador e inédito” temporal –como lo calificaron los intendentes de las zonas afectadas- los vecinos rápidamente salieron a advertir que se había tratado de un “tornado”. Muchos lo pusieron en duda pero finalmente los expertos del Servicio Meteorológico Nacional confirmaron las percepciones de las familias damnificadas. De acuerdo al “informe preliminar” que emitió el organismo del tiempo en la zona comprendida por “las inmediaciones de...

Minutos después del paso del “devastador e inédito” temporal –como lo calificaron los intendentes de las zonas afectadas- los vecinos rápidamente salieron a advertir que se había tratado de un “tornado”. Muchos lo pusieron en duda pero finalmente los expertos del Servicio Meteorológico Nacional confirmaron las percepciones de las familias damnificadas.

De acuerdo al “informe preliminar” que emitió el organismo del tiempo en la zona comprendida por “las inmediaciones de Ciudad Evita, siguiendo por Remedios de Escalada, el Parque Tecnológico, Quilmes Oeste, la Autopista Buenos Aires-La Plata, a la altura de Berazategui hasta Punta Lara”, hubo vientos “de entre 181 y 253 kilómetros por hora”, lo que llevó al SMN a calificarlos como “tornado”.

En tanto, en el área comprendida por la localidad de Burzaco, pasando por Camino Negro, Ruta 2, Berisso, Ensenada y Villa Elisa, fue clasificada como “tormenta severa” por la ocurrencia de vientos estimados entre 118 y 180 kilómetros por hora.

El informe del SMN también precisa que los primeros daños “se detectaron en la ruta 6, desde donde el tornado se desplazó en dirección Este hasta la localidad de Dock Sud sobre la costa del Río de La Plata”.

Un total de 17 personas perdieron la vida a causa de la tormenta y hubo destrozos en 16 distritos bonaerenses comprendidos por los partidos de General Rodríguez, Moreno, Merlo, Ituzaingo, La Matanza, Lanús, Quilmes y Avellaneda. También en los barrios del sur de la Capital Federal, precisaron los meteorólogos.

A la hora de cuantificar los daños materiales, se estima que se destruyeron 1600 viviendas, unas 270 calles quedaron cerradas, se cayeron 79.760 árboles y 10.000 líneas telefónicas quedaron sin funcionar. Cuatro mil de ellas aún siguen en ese estado, según publica un matutino porteño.

Durante varios días miles de familias estuvieron sin luz, pero las compañías de electricidad aclararon que ya repusieron el servicio a todos los usuarios.

El gobierno bonaerense –agrega el matutino- invirtió 113 millones de pesos para cubrir la emergencia en los 16 municipios de la provincia de Buenos Aires, donde se asistió a unas 20.000 familias.

En tanto, en la Ciudad, los vientos arrancaron 1500 árboles y perjudicaron a otros 8000. Destruyeron, a su vez, 491 casas. El gobierno porteño destinó unos 40 millones de pesos para reparaciones.

Comentarios

Ingresa tu comentario