Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

La Ciudad recibe unos 125 mil turistas en Semana Santa

Cien mil vienen del interior del país y el resto del extranjero. Representan un 2% más que en 2016.

(CABA) Entraron llevando hijos con una mano y valijas con la otra. Cargando en la espalda mochilas del tamaño de un nene de seis años o estuches de guitarra negros. Con auriculares en los oídos, con gorros y lentes. Hablando portugués, inglés, francés, japonés, español con tonada cordobesa o correntina. Para el arranque de la Semana Santa está previsto que 125 mil turistas lleguen a la Ciudad de Buenos Aires. Cien mil provienen de otras provincias argentinas y 25 mil del extranjero.

Algunos ya ingresaron, están sacándose selfies en el Obelisco, recorriendo el Casco Histórico o arriba del bus que reconstruye la vida del Papa Francisco. Otros llegarán hacia el fin de semana. Son un 2% más de los que visitaron Buenos Aires el año pasado. El alza viene en sintonía con la recuperación del turismo que se registra desde fines de 2016, con medidas impulsadas conjuntamente por el Ministerio de Turismo de la Nación y el Ente de Turismo porteño.

El Gobierno de la Ciudad estima que este fin de semana largo los turistas dejarán $ 285 millones, entre gastos de alojamiento, comida y ocio. Estudiar las conductas de búsqueda de los turistas, sus lógicas de elección, sus consumos y posibles gastos es el método que el Ente porteño está aplicando para revertir la curva descendente que se extendió desde diciembre de 2014 hasta julio de 2016 en los arribos internacionales.

El Ente aún no tiene segmentado la nacionalidad de los extranjeros que eligieron Buenos Aires en Semana Santa. Pero sabe que la mayoría se alojará en hoteles, que la Ciudad fue la segunda más buscada de Sudamérica en la plataforma Trivago y que el precio promedio de alojamiento por el que los turistas consultaron fue 78 dólares la noche. También sabe que los viajeros más frecuentes son turistas que tienen entre 30 y 59 años (56%). Mientras que el 18% supera los 60 y el 19% tiene entre 18 y 29.

Los analistas de datos del Ente comprobaron que los brasileños que eligen la Ciudad son turistas de corta estadía pero de alto nivel de consumo. Permanecen entre cinco a siete noches y gastan 130 dólares diarios, mientras que un turista típico desembolsa 92 dólares por día. Se deciden por Buenos Aires como destino de vacaciones y como punto para hacer negocios. El 60% tiene entre 30 y 60 años. Las compras, en especial de artículos de cuero, son una de sus actividades preferidas.

Los europeos, sobre todo los españoles, parecen opuestos. Se quedan alrededor de 14 noches. Pero su consumo es bajo: gastan 63 dólares diarios. Ocho de cada diez vienen a pasar sus vacaciones y a visitar familiares y amigos. El 25% tiene más de 60 años y, a diferencia de otros destinos, llegan más hombres que mujeres europeas.

En 2016 arribaron 2.079.980 turistas internacionales a Buenos Aires. El 89% entró por vía aérea y el 11% por puerto, en especial a través de cruceros y ferry provenientes de Uruguay. Un 24% de los que llegaron a la Ciudad combinó su visita con otro destino, entre las elecciones sobresalieron Bariloche, Villa La Angostura, Cataratas del Iguazú y Mendoza. En comparación con el año anterior, bajaron las visitas desde Brasil (un 8%), Chile (un 9%); Uruguay (un 7%) y otros países de América Latina (6%). En cambio, el turismo de Estados Unidos y Canadá se incrementó en un 19%, el de Europa se mantuvo y creció el de otras partes del mundo (un 14%). Los que empujaron ese desarrollo exótico fueron viajeros de Australia, Nueva Zelanda y China.

Buenos Aires es una ciudad con muchas caras para conocer. Para esta época está llena de recorridos que combinan lo espiritual y cultural. Gracias a estas propuestas llegan cada vez más turistas y se generan oportunidades de desarrollo económico”, dijo, Andy Freire, presidente del Ente. El objetivo del área que lidera es recuperar los mercados tradicionales y captar a los países que más turistas traccionaron al mundo en los últimos cinco años: Rusia, China, India y Australia.

El fin es encontrar el símbolo que identifique a Buenos Aires para ofrecérselo a cada perfil. A determinados turistas los seducirá el tango, a algunos el fútbol, a otros la carne acompañada de un Malbec, a otros conocer la casa del Papa en Flores o visitar la Catedral Metropolitana. NR


Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario