Buenos Aires, 22/10/2017, edición Nº 1803

La Ciudad obligará desde 2014 a realizar la verificación técnica vehicular

Este control, que en la Capital hoy sólo se realiza sobre el transporte público, afectará con la medida a un millón de automóviles, camionetas y motos particulares. ¿Arreglará bien las calles el Gobierno porteño antes de que entre en rigor la medida? ¿O los miles de baches que hoy ostenta la Ciudad seguirán deteriorando los vehículos cuyo estado luego deben ser verificados? (Ciudad de Buenos Aires) Desde el segundo semestre...

Este control, que en la Capital hoy sólo se realiza sobre el transporte público, afectará con la medida a un millón de automóviles, camionetas y motos particulares.

¿Arreglará bien las calles el Gobierno porteño antes de que entre en rigor la medida? ¿O los miles de baches que hoy ostenta la Ciudad seguirán deteriorando los vehículos cuyo estado luego deben ser verificados?

(Ciudad de Buenos Aires) Desde el segundo semestre del año próximo, los porteños tendrán que sumar otro trámite a su rutina anual, ya que todos los rodados radicados en la ciudad deberán sortear la verificación técnica vehicular (VTV), informó hoy el diario La Nación.

Tras seis años de demoras en la aplicación de la ley, que se ejecuta desde hace años en varias provincias como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Tucumán, Río Negro y Neuquén, ayer se lanzó la licitación para poner en marcha diez plantas de control cuya instalación ya interesa a un pool de empresas.

Esta verificación será similar a la que se realiza en varias jurisdicciones del país y hoy costaría, según fuentes oficiales, $ 207 para los automóviles y $ 80 para las motos. Claro que en 2014 este número quedará desactualizado por la inflación. El control regirá cada año sobre vehículos particulares con más de tres años de antigüedad (o más de 60.000 kilómetros), y con un año en el caso de las motos.

El chequeo mecánico implicará la verificación del sistema de suspensión; dirección y tren delantero; chasis; neumáticos; luces; estado general del vehículo; frenos; emisión de gases; nivel de ruido, y del sistema de seguridad y emergencia.

Si un vehículo no aprobara el control técnico, tendrá un plazo de 60 días para realizarlo nuevamente en forma gratuita. Y si se lo detuviera en la calle y se detectara que no cumple con este requisito e implica un peligro para la circulación, será retenido por la autoridad.

La Ley que establece la obligatoriedad de realizar la verificación fue aprobada en 2006; sin embargo, entrará en plena vigencia recién en 2014, ocho años después.

Según consigna en su informe para La Nación el periodista Pablo Tomino, fuente indicaron que, en un principio, la demora en la reglamentación de esta ley se debió a que no se llegaba a un acuerdo entre las partes interesadas en ganar este contrato con la Ciudad.

En la actualidad, la VTV la realizan vehículos afectados al transporte público, como taxis, remises y colectivos urbanos. Paradójicamente, si bien la Ciudad controla taxis, remises y transportes escolares a través de la Sociedad Argentina de Control Técnico de Automotores (Sacta), muchos de estos rodados circulen con evidente deterioro.

Algo similar a lo que ocurre con los ómnibus urbanos, que representan una fuente contaminante por la emanación de gases tóxicos y circulan sin problema alguno, a pesar de que faltan a diversas reglamentaciones (léase falta de controles de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte y del gobierno porteño).

Comentarios

Ingresa tu comentario