Buenos Aires, 26/06/2017

La Ciudad gastó $6 millones en reparar daños por “vandalismo” en los colegios

Los destrozos ocurrieron este año en escuelas de todos los niveles. Con esa plata se podrían haber entregado 1.150 notebooks.

(CABA) Suele decirse que los argentinos cuidamos poco lo público: que si es de todos termina siendo “de nadie”. Las escuelas no quedan al margen. De acuerdo a un informe oficial al que accedió Clarín, la Ciudad gastó este año 5.964.000 pesos en reparar daños por “vandalismo” en los colegios. Los autores del informe entienden por “vandalismo” a los roturas y destrucciones que no surgen del uso normal de la infraestructura escolar así como también al robo de elementos de la escuela por parte de cualquier persona, identificada o no, ya sea alumno o un tercero.

Si bien ese monto es menos del 2% de los $ 444 millones que invirtió la Ciudad en mantenimiento de los colegios (en todos los niveles), con ese dinero se podría haber avanzado con otros objetivos de la política educativa.

Alberto Gowland, subsecretario de Administración de Recursos del Ministerio de Educación porteño, le contó a Clarín que es la primera vez que se hace este relevamiento, y que surgió a partir de los sucesivos reclamos que las empresas que hacen el mantenimiento de las escuelas les venían haciendo por elementos que debían reparar una y otra vez. “Esas empresas cobran por cada uno de los trabajos que hacen y para volver a hacerlo tienen que demostrar que los elementos fueron vandalizados”, explica Gowland. Y agrega: “Hicimos un seguimiento para ver de qué se trataba y así trabajar desde lo educativo”.

Entre los daños que más aparecen en el informe figuran, en primer lugar: puertas y cerraduras rotas y puertas arrancadas; segundo: rotura de vidrios; y tercero: inodoros (rotura de válvulas y tapas y obstrucción). También, “recarga de extintores por vandalismo”, “rotura de sistema de riego”, “pasamano rampa discapacitados” y “robaron bomba jockey incendio”, entre otros.

Los daños más grandes se dan en escuelas secundarias, y fueron cometidos por los alumnos de los últimos años. Geraldine Kahan, gerenta operativa de los equipos de apoyo del Ministerio de Educación porteño explica que tienen pensado, el año que viene, poner el foco en la formación ciudadana: un contenido que hoy llega a los estudiantes a través de una materia de la secundaria.

“Estoy convencida que la escuela es una caja de resonancia de lo que pasa en la sociedad, donde hay muchos hechos violentos. Vamos a trabajar con las familias, los alumnos y los docentes. Hay que involucrar a las familias. Desde la escuela no es posible responder a todo”, dice Kahan.

Los especialistas consultados por Clarín ponen el foco, no solo en los alumnos, sino también en los equipos directivos de las escuelas e incluso en el mismo déficit de la infraestructura escolar en la Ciudad.

“Cuando mirás el estado en que está un escuela podés ver cómo actúa el director y el tipo de gestión que tiene. Hay que ver qué capacidad tienen para cuidar el hábitat”, dice Gustavo Iaies, director de la Fundación CEPP, que afirma que los 6 millones de pesos por actos de vandalismo en la Ciudad no le parece una cifra muy alta y que estaría mostrando, en realidad, “poca conflictividad” en las escuelas porteñas. “En Provincia el gasto debe ser mucho mayor en términos proporcionales”, dice.

Para Mariano Narodowski, investigador de la Universidad Di Tella, la rotura de elementos escolares puede deberse a que, por el déficit de la infraestructura, “es difícil apropiarse del espacio”. “Los edificios hoy están sobreutilizados, se usan desde la mañana hasta la noche. Eso puede producir desapego hacia el lugar, que resulta ajeno, hostil. Así, los educadores no pueden construir un proyecto de cuidado”, afirma.

Para Narodowski una posible solución sería que los directores y docentes permanezcan más tiempo en las escuelas. “En la medida que haya un proyecto escolar que incluya a los docentes, que los haga sentir parte, con menos rotación, ellos también van a transmitir la idea del respeto al lugar”.

Iaies, por su parte, propone que los directores se sienten con los alumnos y con los padres para hablar sobre estos temas. Además, que trabajen con indicadores sobre el cuidado del colegio, que les permita ver los resultados que obtienen.

Equivalencias

Con los 5.964.000 de pesos que el Gobierno de la Ciudad gastó en el “vandalismo” en las escuelas se hubiera podido:
– Entregar 1.150 notebooks mas por año.
– Construir 9 salas de 3, lo que implicaría garantizar 157 vacantes más.
– Entregar 35.712 libros más.
– Entregar 109.956 becas alimentarias nuevas en los colegios porteños. NR

Fuente: Ministerio de Educación CABA

Comentarios

Ingresa tu comentario