Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

La Ciudad bajó 34% un índice de la contrucción

Medidos en metros cuadrados, en la Ciudad de Buenos Aires los permisos para levantar nuevas obras o ampliar las existentes bajaron el 34% respecto al primer trimestre de 2011. Los datos fueron publicados por la dirección general de Estadísticas y Censos de la Ciudad (DGEC). Los motivos del desplome hay que buscarlosn en la retracción de la actividad económica en general, pero sobre todo, en medidas oficiales como el corralito cambiario...

Medidos en metros cuadrados, en la Ciudad de Buenos Aires los permisos para levantar nuevas obras o ampliar las existentes bajaron el 34% respecto al primer trimestre de 2011. Los datos fueron publicados por la dirección general de Estadísticas y Censos de la Ciudad (DGEC).

20120429-193706.jpg

Los motivos del desplome hay que buscarlosn en la retracción de la actividad económica en general, pero sobre todo, en medidas oficiales como el corralito cambiario que rige desde noviembre, y que puso primero en alerta a los inversores y en el freezer a varios proyectos inmobiliarios.

Por las restricciones a la compra de divisas muchos desarrollos se frenaron porque el inversor solo tiene la certeza de que pondrá dólares para financiar la obra pero no sabe cómo los recuperará a la hora de salir del negocio.

El consultor inmobiliario Hugo Paz señaló que la caída se debe también a la alta inflación en dólares . “El costo del metro cuadrado de la construcción va aumentando de manera tal que la gente decide no construir, o lo piensa dos veces”. Sin contar la incidencia de la tierra, hoy el metro cuadrado cuesta 1.200 dólares (y tal vez 20% más al finalizar la obra).

El precio de venta no puede bajar de 2.000 dólares como piso , en los barrios más rezagados. Y de ahí para arriba, dependiendo del valor de la tierra. La duda de los desarrolladores es que ya no cuentan con la garantía de que venderán todo, desde el pozo.

El arquitecto Agustín Walger, de Lépore Propiedades, acepta que hubo un freno a la actividad, pero se muestra más optimista. “Hubo una sobrerreacción negativa de los inversores cuando apareció el corralito, pero con el correr de los meses el panorama está un poco más relajado y el negocio se adaptó a las restricciones cambiarias.

” Walger cuenta que algunos proyectos se tasan en pesos, eso sí: tomando como referencia el dólar paralelo. “Mi impresión es que los proyectos cajoneados en los últimos cinco meses ya están reapareciendo”.

La cantidad de obras que arrancan también cae. En los tres primeros meses de este año ingresaron al gobierno porteño 312 expedientes (sumando obras nuevas o ampliaciones), mientras que en el primer trimestre de 2011 se presentaron 436 expedientes. La caída, de un año a otro, fue del 29%.

En el Gobierno porteño miran estos números con preocupación. A pesar de que la construcción representa menos del 10% del PBI de la ciudad, el impacto sobre la recaudación y, sobre todo, sobre la mano de obra, es inocultable, según reconoce José María Donati, responsable de las estadísticas de la ciudad.

El año, definitivamente, apunta a números muy pobres.

Comentarios

Ingresa tu comentario