Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

La candidata de UNEN Paula Oliveto criticó el actual funcionamiento de la Legislatura

Paula Oliveto ocupa el 5º puesto en la lista de candidatos a legisladores del frente UNEN (CABA) Paula Oliveto es abogada y desde 2007 integra la Auditoría General de la Ciudad. Pero sobre todo, Oliveto es una de las dirigentes de mayor confianza de Elisa Carrió, a quien se acercó en 2003, dejando atrás una larga militancia radical. Con Lilita, se hizo cargo de la vacante dejada por Graciela Ocaña,...

Paula Oliveto ocupa el 5º puesto en la lista de candidatos a legisladores del frente UNEN

Paula-Oliveto-3-e1370640387697

(CABA) Paula Oliveto es abogada y desde 2007 integra la Auditoría General de la Ciudad. Pero sobre todo, Oliveto es una de las dirigentes de mayor confianza de Elisa Carrió, a quien se acercó en 2003, dejando atrás una larga militancia radical. Con Lilita, se hizo cargo de la vacante dejada por Graciela Ocaña, coordinando los equipos técnicos de la chaqueña. “La Legislatura legisla mucho pero no ejerce el control, que es uno de los roles que tiene en el sistema republicano. Yo voy a pararme ahí. Legislar pero también controlar al gobierno”, explicó Oliveto, que quiere llevar a la banca su amplia experiencia como auditora. Eso y subsanar lo que considera un desequilibrio en el accionar de la Coalición Cívica. “El kirchnerismo, como fuerza política, nos llevó mucha energía. Ahora tenemos que hacer mucho más foco en lo que pasó con seis años de macrismo en la Ciudad”, sostuvo la candidata, que dialogó con Tiempo Argentino en su casa de Mataderos.

–Hace seis años que es auditora. ¿Qué implica competir ahora por un lugar en la Legislatura?
–Es un desafío. Lilita me había propuesto en 2007 ser candidata, pero yo sentía que no tenía la madurez personal y política. Me faltaba entender la lógica de un organismo legislativo y, sobre todo, moderar el carácter para poder llegar a acuerdos que sean de utilidad para la gente.

–Muchas listas llevan nombres que no provienen de la política. No es su caso. ¿Qué opina?
–Yo empecé a militar a los 14 años en la Juventud Radical y creo en la territorialidad de la militancia. No coincido con esto de la militancia marketinera después de 2001. Tampoco me parece que porque tengas una buena vida académica puedas ser un buen legislador o un buen político. Requiere que conozcas la realidad, que conozcas la calle, que tengas sensibilidad.

–¿Qué perfil pretende llevar al Parlamento porteño?
–Pienso que la Legislatura legisla mucho pero no ejerce el control, que es uno de los roles que tiene en el sistema republicano. Tal vez, que el PRO, con sus aliados tenga una mayoría casi propia perjudica que se haga ese control. Yo voy a pararme ahí. Y para eso voy a impulsar la Fiscalía de Investigaciones Administrativas. Es una vergüenza que la Ciudad, a tantos años de la autonomía, no plantee la necesidad de que haya un organismo para investigar la corrupción.

–Muchos opositores dicen que en la Ciudad, el FPV y el PRO son lo mismo. ¿Qué opina?
–Creo que no son lo mismo. Sí hay puntos de acuerdo, como el tema de las empresas que operan en la Ciudad y la Nación, cosa que le impide al kirchnerismo, en su rol de oposición, avanzar en investigaciones más allá de lo mediático. Otro tanto ocurre con el uso de los bienes de dominio público, eso también los emparenta. Al “capitalismo de amigos” del gobierno nacional lo denunciamos por años. Me parece que tenemos que empezar a gritarlo más fuerte desde el gobierno macrista. El kirchnerismo, como fuerza política, nos llevó mucha energía. Ahora tenemos que hacer mucho más foco en lo que pasó con seis años de macrismo en la Ciudad.

–¿Cuáles son los otros ejes de su propuesta?
–Vamos a modificar la Ley de Administración Financiera; a trabajar sobre la igualdad de chances para los chicos de necesidades especiales de la zona sur; a seguir la ejecución de los contratos y a trabajar en la ley de ética pública, volviendo a presentar los proyectos de la Coalición Cívica. Otro tema importante es regular la seguridad privada, que en la Ciudad es una vergüenza. También me interesa revisar las excepciones al Código de Planeamiento Urbano y la cuestión ambiental.

Fuente consultada: Tiempo Argentino

Comentarios

Ingresa tu comentario