La cadena panadera que crece sin parar

La cadena panadera que crece sin parar

(PBA) Cuando el olor a pan casero recién horneado invade las veredas y las calles parece que por un rato los clientes, transeúntes y vecinos salen a pasear por sus recuerdos. Esa grata sensación de volver corretear al patio de atrás de la casa de los abuelos mientras la nona amasa pan es una de las tantas imágenes que nos puede regalar estar -al menos por un rato- en cualquiera de las sucursales de Le Pain Quotidien. Y su más flamante apertura, su local onceavo, ubicado en pleno polo gastronómico Palmeras, en Olivos, no es la excepción.

El nuevo local, que demandó una inversión de 8 millones de pesos, maneja los estilos estéticos de la firma. El espacio comercial que busca reproducir el clima y la ambientación de las viejas casas familiares tiene a la madera como principal protagonista.

Este está decorado con luces a baja altura, una larga mesa común en el centro, un mueble del tipo de los vajilleros rústicos y el tradicional despacho de pan que está coronado con el pizarrón escrito -casi artísticamente- a mano con las propuestas gastronómicas del día y las tentadoras ofertas. “El local cuenta con un espacio cubierto de 250 metros cuadrados con capacidad para más de 60 personas, mientras que la gran vedette en esta apertura es la terraza, un espacio al aire libre de 50 metros cuadrados con lugar para unas 40 clientes más. La ambientación se destaca por sus muebles de pinotea reciclada, carpinterías de hierro y vidrio repartido”, comentó Nahuel Román, director general de la firma.

Según las dueñas, allí los clientes pueden encontrar en su carta gastronómica un delicado balance de platos donde se destacan los tartines (sandwichs abiertos) las ensaladas frescas, la viennoiserie, pastelería casera, y las sopas elaboradas con vegetales orgánicos. Panes artesanales, platos vegetarianos, veganos y sabores exquisitos se reúnen alrededor de una gran mesa comunal. “Le Pain Quotidien es un lugar para sentirse como en casa y en el que poder disfrutar de una comida deliciosa en un ambiente agradable y ameno, a cualquier hora del día”, contó Román.

Más que un servicio

El concepto de la firma es que ellos buscan brindar mucho más que un servicio gastronómico: “En Le Pain Quotidien intentamos ofrecer una experiencia única a nuestros clientes. Un muy buen servicio, un ambiente cálido, confortable y los mejores ingredientes disponibles en el mercado, en lo posible orgánicos ya que son más sanos. Tenemos una filosofía en la que compartir es la base”, contó.

El discurso de la compañía está en todos los detalles. “Por eso el corazón de nuestros locales es la gran mesa comunal en la que amigos y desconocidos comparten un desayuno, un brunch, el almuerzo o la merienda. Queremos mejorar la vida de las personas. Promover un estilo de vida saludable y convivir armónicamente en un ambiente de respeto mutuo y hacia el medio ambiente, promoviendo prácticas de consumo sustentables”, concluyó Román.

Le Pain Quotidien, que actualmente está presente en las principales ciudades del mundo, cuenta hoy con más de 240 locales en 19 países, llegó a la Argentina en octubre de 2012, y ya cuenta con 11 comercios distribuidos en la Capital Federal y Gran Buenos Aires. El plan de expansión de la firma prevé la apertura de 23 espacios más en los próximos 4 años.

FUENTE: LA NACIÓN

S.C.