Buenos Aires, 23/10/2017, edición Nº 1804

La Boca: quemas y corridas por un desalojo

Actuaron en el desalojo la policía Metropolitana y la Federal. Los ocupantes cortaron la calle e incendiaron contenedores. (CABA) Una decisión judicial que ya estaba tomada: la propiedad estaba ocupada desde hace años y desde hace años tenía pendiente un pedido de desalojo. Pero del otro lado el grupo de personas que vivía ahí venía intentando evitarlo, quería quedarse, y reivindicaba el uso y ocupación del espacio como centro cultural...

Actuaron en el desalojo la policía Metropolitana y la Federal. Los ocupantes cortaron la calle e incendiaron contenedores.

10847

(CABA) Una decisión judicial que ya estaba tomada: la propiedad estaba ocupada desde hace años y desde hace años tenía pendiente un pedido de desalojo. Pero del otro lado el grupo de personas que vivía ahí venía intentando evitarlo, quería quedarse, y reivindicaba el uso y ocupación del espacio como centro cultural y biblioteca. Pero ayer, finalmente, el desalojo se cumplió, y terminó en un fuerte enfrentamient o: hubo choques entre policías y un grupo de personas que intentó resistir el operativo. El grupo incendió contenedores y cortó el tránsito en plena avenida Patricios al 400, en La Boca, y, en un confuso episodio, decenas de libros terminaron quemados y dispersos en el pavimento.

Ocurrió ayer, poco antes de las 9. La casona, antigua, ocupa una de las esquinas de Patricios y Espinoza. Es una propiedad de dos pisos, que hasta ayer funcionaba como vivienda y espacio de encuentro de una asamblea barrial, pero también como una biblioteca que, según dijeron las personas que vivían ahí, alcanzaba a tener 3.000 ejemplares, era “popular y autogestionada”, y tenía al menos una decena de habitantes permanentes, y otro grupo que venía para las actividades. También había chicos viviendo ahí.

Desde hace años el lugar tenía un cartel que lo identificaba como “Los Libros de la Esquina”. Muchos de esos libros habían sido donados por vecinos. La casona está semidestruida, y así estuvo durante los últimos años. “No molestaban, hace unos meses hicieron una muestra de arte en la calle, tenían sus libros, no sé si funcionaba como biblioteca pero yo les doné muchos ejemplares porque trabajaba con una editorial, ahora no sé dónde están”, contó un kiosquero de la cuadra siguiente, que prefirió no dar su nombre. Según explicó, los incidentes no fueron provocados por las personas que vivían ahí, sino por otros que llegaron para evitar el desalojo.

Ese grupo, según contaron los testigos que estuvieron durante el choque con la Policía, iba encapuchado y con palos y después corrió por Isabel La Católica y terminó atacando la sucursal de un banco sobre la avenida Martín García.

Desde la Metropolitana confirmaron que el desalojo ya estaba previsto y que esa fuerza porteña actuó rodeando el perímetro del lugar. El operativo central estuvo a cargo de la Federal y fue a pedido del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil N° 59, que está a cargo del doctor Daniel Fogin. La causa fue caratulada como “intrusión”. La Federal fue la fuerza que chocó con el grupo que quiso resistir, y que mostró carteles que exigían la continuidad del lugar. Pero a la tarde solo había vigilancia policial. Y los vecinos, a la espera de un peritaje sobre las grietas para evitar posibles derrumbes.

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario