Buenos Aires, 19/11/2017, edición Nº 1831

La Biblioteca Argentina para Ciegos de Almagro cumple 90 años

Tiene imprenta propia.

A través de su imprenta en Braille, en Lezica 3909 se facilita el acceso a la información y la cultura de miles de personas con discapacidad visual.

bibliotecaciegos

(CABA) “Ayuda a todo ciego en toda forma“, fue el lema con el que se fundó la Biblioteca Argentina para Ciegos (BAC) en 1924. 90 años más tarde, la consigna que moviliza a la comisión directiva ad honores que administra la entidad, no ha cambiado: “Nuestra misión social es contribuir a la plena integración e inclusión social de las personas con discapacidad visual, en base a promover la efectivización de sus derechos. Este es un espacio de encuentro y socialización“, resume a Tiempo Argentino  Ana María Bravo, integrante de ese puñado de directivos voluntarios que motoriza día a día este emprendimiento solidario.

A través de sus diferentes servicios, la BAC es una herramienta central para facilitar el acceso a la información y a la cultura de sus miles de usuarios en la Argentina y América Latina. “Es que soñamos con forjar una sociedad con todos y para todos“, cuenta Patricia Laudicina, actual presidenta.

La BAC funciona en Lezica 3909, en el barrio de Almagro, desde 1932, año en que se mudó desde la calle Pedernera, en Flores. En el actual edificio se llevan a cabo diversas actividades: la enseñanza del Braille, pero también yoga, informática, joyería artesanal, karate, danza, tejido, maquillaje, teatro leído, plástica y música, entre otras cosas; aparte de las tres revistas que publica BAC.

Hacia la luz es una publicación de información general (“desde un cuento escrito por alguna persona ciega hasta artículos y entrevistas”, describe Patricia). En Braille Joven, “se puede encontrar también todo tipo de información pero apuntada más a un público joven“.

Comentarios

Ingresa tu comentario