Buenos Aires, 18/10/2017, edición Nº 1799

La atleta porteña Sabrina Baabour ganó en Nueva York

La corredora del Grupo de Entrenamiento La Deportista logró el primer puesto entre 2500 atletas en la carrera de 5 km de la firma Chardonnay, en Estados Unidos.

(CABA) Era una hermosa y cálida mañana de sábado en Nueva York. Sabrina Baabour, atleta del Grupo de Entrenamiento porteño La Deportista, estaba a punto de vivir una de las experiencias más grandes, hasta ahora, de toda su carrera.

Agosto sería un mes especial. El toque internacional a orillas del río Hudson marcaba una carrera que quedaría por siempre grabada en su corazón, y así fue.

Acompañada por su madre, se dirigió con el subte desde Times Square hasta el barrio de Tribecca en donde se realizaba la carrera de Chardonnay. “Mi energía era enorme, mi emoción desbordaba, mi cuerpo y mente estaban preparados para la función”, cuenta feliz.

El plan de entreno que le había armado su entrenadora de La Deportista, Laura Urteaga, había sido realizado de forma perfecta. Todo pronosticaba una excelente carrera. “Días atrás, me había asustado mucho. Volviendo de entrenar en Buenos Aires me caí bastante fuerte, y tuve un tremendo golpe en la rodilla. Mi angustia en ese momento era grande. A días de mi gran y ansiado viaje, no sabía cómo estaría mi rodilla”, recuerda la corredora. Pero la consulta con su traumatólogo un día antes de viajar y la pronta mejoría, hicieron agradecer que fuera sólo un susto.

Esa mañana retiró su dorsal 2531, entró en calor y se posicionó en la línea de largada para los 5K de Chardonnay. “Algunos atletas, con ese encanto de ser de otro país, me preguntaron cuál era mi tiempo de carrera, ya que me posicioné adelante de todo, segura de mí y segura de que saldría a brillar”.

Conversó amablemente con algunos otros deportistas y al sonar el himno de los Estados Unidos por alto parlante, desbordaba de emoción: estaba por cumplir un sueño, el momento de la largada se acercaba y el corazón le latía a mil por hora. “Saludé a mi mamá que me estaba mirando orgullosa y filmando, preparé mi reloj y al grito del locutor de New York City “are you ready?”, empecé a contar los segundos para largar”, recuerda con emoción.

Sabrina Baabour La Deportista

Dieron la orden y empezó la carrera. Mucho calor, 9 am y ya se podía sentir unos 32 grados, pero la brisa y el clima eran óptimos, y la pasión podía contra cualquier temperatura.

Su pulsómetro vibraba, en el km 1 ya comenzaba llevando la punta. No veía cartel indicador de km. Claro, era en millas. Al ver el cartel de la primera, seguía en la punta. Pero casi llegando a la segunda, notó la presencia de una atleta, que a simple vista se veía profesional, que se asomaba por su costado izquierdo intentando pasarla. “Inmediatamente me vino a la mente lo que me enseñó mi entrenadora Laura. Una gran enseñanza que, desde que me la dijo, utilizo en cada carrera y debo decir que es muy exitosa”.

Con ese conocimiento que le transmitió la directora del Running Team La Deportista, logró que su rival no pueda pasarla y le sacó, con un cambio de ritmo, unos 100 mts. de distancia.

Ya no volvió a verla cerca. Por el km 4 empezaba a palpitar la llegada. A tan solo un kilómetro del triunfo, seguía alerta y no pensaba aflojar: “sabía que había una rival queriendo el primer puesto, el cual quería para mí”.

Su fuerza se hizo enorme y sus sueños empezaron a cumplirse: estaba llegando al triunfo. “Podía ver el arco. Mi alegría era inmensa”.

Entonces pudo escuchar al locutor por el alto parlante. Ahí estaba, festejando el primer puesto con 19 minutos 20. Un primer puesto una vez más, el número doce, pero con el delicioso sabor internacional, una experiencia que jamás olvidará. Había ganado una carrera donde participaron más de 2500 atletas en los Estados Unidos. Ni más ni menos.

Sabrina Baabour 3

Comentarios

Ingresa tu comentario