Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Julio Chávez: “estudié durante cinco años astrología”

Vuelve al Trece.

Julio-Chavez-Suspiros_CLAIMA20120210_0159_25

(CABA) En cada palabra, Julio Chávez transmite intensidad y pasión. La misma fuerza que imprime en sus personajes se traslada a la charla cuando habla sobre el año fuerte que vivió de la mano del éxito de Farsantes en 2013, su amor por el protagónico que realiza en Red en el teatro y el nuevo desafío que se viene de la mano de Pol-ka y El Trece, donde encabezará una miniserie.

Julio protagonizará la ficción que se estrenará en 2015 y donde interpretará a un personaje muy -¡muy!- especial: “Hoy acabo de recibir una primera versión del primer libro que todavía no he leído y me está esperándome como un plato fuerte del día”, cuenta con entusiasmo el maestro de actores

– ¿Qué nos podés adelantar de la miniserie?

– Serán trece capítulos y va a tener un corte de misterio y policial. Mi rol va a ser el de un asesino serial, voy a matar a un poco de gente: me harté de ser el bueno, vamos a empezar a cortar cabezas (risas). La trama está mezclada con la astrología ya que este hombrecito que me toca interpretar ha decidido combinar su sed de venganza con un plan que está relacionado a un circuito astrológico. Empezamos a grabar en mayo del año que viene.

– ¿Y cómo manejás la ansiedad de estos meses previos al arranque?

– Ahora hay que esperar a que la gente trabaje, que se cocine a fuego lento y no ponerse ansioso. Estoy muy contento y una vez más muy agradecido porque va a ser producido nuevamente por Pol-ka en El Trece, bajo la dirección de Daniel Barone. Es un equipo con el que ya hice Tratame bien, El Puntero y Farsantes, lo siento un espacio de una enorme familiaridad y trabajo con mucho gusto. Es como mi casa.

– ¿Por qué te sentís tan cómodo trabajando en El Trece y Pol-ka?

– Justamente, la semana pasada me llamó mi representante comunicándome que Telefe estaba interesado en reunirse conmigo por una serie que, si no me equivoco, tratará sobre el clan Puccio. Pero ni siquiera seguí preguntando mucho porque estando yo ya involucrado en este proyecto, no iba a asistir a una reunión donde sé que voy a decir que no. Es un halago que me tengan en cuenta, pero estoy muy contento con este nuevo proyecto de la miniserie en El Trece. En los últimos años trabajé allí y soy una persona que piensa ‘si como muy bien en un lugar, ¿por qué voy a andar cambiando?’. Tengo una gran libertad y construimos un hermoso espacio de trabajo. Hoy por hoy estoy muy contento por la miniserie porque además me gusta mucho la astrología.

¿Qué te resulta atractivo de la astrología?

– Pocos lo saben pero estudié durante cinco años astrología y también he tenido muchas ganas de matar gente (risas) ¡Así que vamos a hacer un lindo combo en 2015! Fuera de broma, la astrología me ha nutrido enormemente para lo que tiene que ver con el teatro y la actuación. Los planetas tienen energías, que son las mismas que tenemos nosotros, estamos influenciados por eso y producimos escenas. Me parece atractivo desde lo más elemental, que es el horóscopo de las revistas, hasta una astrología compleja, más esotérica y que se vuelve más oculta. Abandoné la astrología cuando tuve que empezar a hacer cartas y ejercicios de las consultas con la gente, que era algo que a mí no me interesaba ya. Además, ya estaba comprometido con mi trabajo de actor… y no me gusta tener amantes (risas).

– ¿Sos de ir a que te tiren las cartas o con los conocimientos que tenés te manejás solo?

– No, yo tengo mis consultas con un astrólogo, a quien aprecio enormemente, y también con mi numerólogo. Tengo mis límites también, no me gusta lo predictivo, que tiene que ver con lo que te va a pasar. No me gusta hacerme el canchero y creer que voy a poder con el destino, me dejo sorprender. O sea que lo uso y me resulta sumamente atractivo como un panorama del mapa pero no lo tengo como un GPS.

– El 2013 fue un año intenso con Farsantes y uno de los temas comentados fue el enfrentamiento que tuviste con Facundo Arana. ¿Qué sensación te quedó de esa situación?

No sé, la verdad es que no me puedo meter en lo que son las decisiones de los otros. Cada cual escribe su historia y relata la vida como le parece, como lo ha sentido, como puede o como le conviene. Siempre me he sentido muy ajeno en esa situación porque no lo he vivido de esa manera. Pero tampoco me iba a poner yo a forzar una situación, que además empezó a ser una situación mediática.

– ¿Cómo fue ver expuesto en los medios ese tema?

– No es mi espacio, no siento que me pagaron para eso, a mí me pagaron para construir una ficción que se llamaba Farsantes, que lo hice con mucho gusto, placer y aprendizaje. Del resto no puedo decir demasiado porque no fue para lo que me contrataron. Me sorprendió en un momento, después lo entendí y finalmente dije “ya está”. Somos gente adulta, cada uno construye lo que puede. Decidí seguir mi camino e intentar que esto no salpique mi disponibilidad en mi trabajo. Son muchas las cosas que hay que dedicar cuando uno trabaja porque las escenas son muy largas e importantes, hay que llevar adelante 125 capítulos y uno tiene que seguir haciendo lo que se comprometió a hacer. El resto, bueno, será una anécdota… no ha quedado en mí como una situación de resentimiento ni mucho menos.

– Los dos van a trabajar en Pol-ka el año que viene (Facundo protagonizará la nueva ficción del prime time de El Trece), ¿si se cruzan entonces no va a haber inconveniente?

– No sé qué va a pasar pero somos gente adulta y cada uno ha demostrado que puede vivir sin la presencia del otro. ¿Así que para qué molestarse, no?

– La última pregunta, ¿cómo continúa el éxito de la obra Red?

– Es un gran placer estar al frente de esta pieza, ya vamos a entrar en el décimo mes en cartel, una situación que no se da comúnmente en el teatro. La vivo con mucha alegría y sobre todo con mucho agradecimiento. Red es un hermoso material que encima habla del mundo de la pintura, y siendo yo artista plástico es como un regalo particular. Vamos a seguir en el Paseo La Plaza hasta el 23 de noviembre y después hacemos una despedida en los meses de enero, febrero y marzo en el mismo teatro. La primera semana de abril iniciamos una gira por el país y después ya se termina porque empiezo a grabar la miniserie y se vuelve un poco complicado para mí hacer teatro y televisión al mismo tiempo. ¡Se viene un año intenso!

Fuente: Ciudad

Comentarios

Ingresa tu comentario