Juan Maquieyra: “la obra en el predio Papa Francisco marca el inicio...

Juan Maquieyra: “la obra en el predio Papa Francisco marca el inicio de la integración de las villas a la Ciudad”

Escribe Juan Maquieyra

(CABA) El martes fue un día importante para la Ciudad de Buenos Aires. El comienzo de obra en el predio Papa Francisco marca un hito de un enorme valor histórico y simbólico; no se trata solo del comienzo de la construcción de 1600 viviendas, sino que implica el inicio de un proceso mucho más profundo: la integración de las villas a la Ciudad.

Antes que nada, debo decir que estamos frente a una oportunidad única para dar respuesta al déficit habitacional en la Ciudad y para encarar una verdadera política de urbanización. Pero urbanizar no es mejorar la fachada de un edificio, poner un semáforo o tapar un bache en la calle. Tenemos que normalizar el estado de muchos barrios y eso demanda un proceso integral, participativo y sustentable capaz de enfrentar los problemas que trae la desigualdad y la mala distribución de recursos.

Para lograrlo estamos llevando adelante una política que busca una ciudad integrada, que fomenta tres tipos diferentes de integración.

En primer lugar, una integración urbana que genere vías de comunicación entre los barrios para que todos estén conectados, desde el transporte hasta los servicios y el espacio público, que tiene que ser un lugar de encuentro entre el barrio y la Ciudad. No queremos que haya zonas que funcionen como guetos.

La integración habitacional, por su parte, hace que la gente tenga la posibilidad de tener una vivienda digna para garantizar el bienestar y el desarrollo de sus familias. Y con la integración social queremos estimular la mejora de las condiciones básicas, como la salud, la seguridad o la educación, para que los vecinos que hoy viven en villas puedan acceder a servicios públicos de calidad.

Pero a todo este proceso de cambio profundo no lo podemos llevar adelante solos. El Estado no puede solo. Es fundamental que los vecinos se involucren; necesitamos de su punto de vista, de su opinión y de su colaboración. Por eso este proceso ha sido desde un principio, y seguirá siendo, eminentemente participativo.

Después de haber hablado mucho con ellos, de haber superado su comprensible desconfianza a los proyectos de urbanización, hoy podemos decir que existe un fuerte compromiso social de los vecinos de las villas. Ellos están convencidos de que la única forma de mejorar su calidad de vida es pagando los servicios y contribuyendo con el Estado. Ellos van a comprar sus viviendas con créditos blandos; no les estamos regalando nada y ellos no quieren que les regalemos nada.

También estamos trabajando con un gran nivel de coordinación con todas las áreas del Gobierno de la Ciudad, como la Secretaría de Integración Social y Urbana y la Subsecretaría de Hábitat e Inclusión; y con la Nación, a través de la Secretaría de Vivienda y Hábitat. Este compromiso nos permitirá llevar adelante el proceso de integración social real y profunda.

Por eso decimos que este comienzo de obra marca un hito, porque las máquinas trabajando muestran que tenemos una verdadera vocación. No esperamos que los vecinos nos crean desde el discurso; esperamos que nos crean cuando vean que este proyecto que construimos entre todos se está haciendo realidad.

*Juan Maquieyra es Presidente del Instituto de Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires

juan-maquieyra