Buenos Aires, 25/03/2017

Un joven fue apuñalado en el pecho por festejar el triunfo de Boca en un bar de San Telmo

Eduardo, de 26 años, recibió un puntazo en el corazón y su estado es crítico. Está internado en el hospital Argerich y ya fue sometido a una operación que duró cuatro horas.

(CABA) Del festejo al drama y a la locura, en menos de un minuto. Anoche, tras el partido de Boca y Nacional, una discusión en un bar de San Telmo terminó con un joven apuñalado y un hombre detenido.

Eduardo, de 26 años, recibió un puntazo en el ventrículo izquierdo y su estado es crítico. Está internado en el hospital Argerich y ya fue sometido a una operación que duró unas cuatro horas. “Está vivo de milagro, la herida es muy profunda. Lo salvó que el SAME llegó rápido y en el hospital tenían todo listo para recibirlo”, le contó a Clarín uno de sus hermanos, Luciano.

La situación se dio tras el dramático final en la serie de penales, que clasificó a Boca a las semifinales de la Copa Libertadores. Todo ocurrió en el bar Seddon, ubicado en Chile y Defensa. Antes, Eduardo y dos amigos habían llegado al lugar tras una clase en la UCA (estudian ingeniera industrial) para tomar algo y ver por televisión el juego en la Bombonera.

Dentro del local, el clima era el típico de una noche de fútbol. La atención de la mayor parte de los clientes estaba concentrada en el televisor. De repente, un hombre de unos 50 años comenzó a hacer algunos comentarios contra Eduardo y sus amigos, aunque ellos prefirieron no responder. El tono fue subiendo. “Bosteros de mierda, los voy a matar”, llegó a decirles.

Cuando el partido terminó, los muchachos pagaron y salieron del bar. Inmediatamente, vieron que este hombre los seguía de atrás. Más insultos y provocaciones. Ya en la vereda, los tres amigos decidieron pedirle al agresor que dejara de gritarles, pero en vez de calmarse, empeoró. Sacó de entre sus ropas un cuchillo y en un rápido movimiento acertó en el pecho de Eduardo. “Mirá lo que me hiciste”, le alcanzó a decir, al ver sus ropas rotas y ensangrentadas.

Algunos testigos, los dos amigos de Eduardo, incluso los mozos, intercedieron y retuvieron al agresor. Y en menos de diez minutos, el SAME ya estaba en el lugar. También los policías de la comisaría 2a., que se llevaron detenido al hombre de 50 años.

“Ahora estamos esperando que se estabilice la función cardíaca de Eduardo, nos dijeron que quizá hay que volver a operarlo”, agregó Luciano, al tiempo que hizo un pedido urgente de dadores de sangre (De cualquier grupo y factor a nombre de Eduardo Cicchino: Hospital Argerich, calle Pi y Margall 750 de 8 a 11 con DNI, sin consumo de lácteos ni grasas y habiendo descansado al menos 8 horas)”.

El hecho fue caratulado como “lesiones graves” y es investigado por la fiscal Marcela Sánchez. Los familiares de Eduardo esperan que el caso pase a ser investigado como intento de homicidio. NR

bar seddon

Comentarios

Ingresa tu comentario