Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

José Alberto Desseno, el hombre que transformó un árbol caído en arte

El artista, que vive desde hace 50 años en frente de la Plaza Olivera, realizó una escultura con uno de los troncos que cayó en el histórico temporal de 2012.

Por Sergio Di Nucci

(CABA) Los desastres que produjo la tormenta del 4 de abril de 2012 en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano, en que unas 27 personas perdieron la vida, mientras otras 893 quedaron heridas –porque el evento incluyó la sucesión de cuatro tornados-, produjo una reacción curiosa: un hecho artístico. Aunque años después. Ocurrió en la Plaza Olivera, pegada al Parque Avellaneda.Es que los árboles caídos nunca los quitaron, y los vecinos me dijeron que por qué no hacía una escultura con uno de los troncos históricos que permanecían en la plaza como cadáveres, y eran utilizados como meadores, y vaya uno a saber qué cosas más, por los jóvenes que no duermen.” El que habla es José Alberto Desseno, artista, escultor, e ingeniero de profesión que nació en ese barrio hace 74 años y vive desde hace casi 50 años justo en frente de la Plaza Olivera. Donde descansa desde hace unos meses una bella escultura hecha con el tronco de un árbol enorme, y que dio en llamar “Agape”.

La plaza, y el estado en que quedó tras la tormenta del 2012 hizo juntar a los vecinos para impugnar “la inacción del gobierno de la Ciudad desde que ocurrió aquella tragedia, y que de las mil y una denuncias que realicé sólo me atendieron una vez, para decirme que ¡no encontraban la dirección de la plaza como para venir a buscar los árboles caídos!”, como cuenta a Tiempo una vecina, Diana Macaya. Los árboles fueron retirados finalmente en junio del año pasado, “lo que no quita que el estado de abandono prosiga en esta plaza histórica”, añade la mujer. Su voz no está aislada. Los vecinos denuncian por Internet. En el site “Mi barrio evoluciona”, otro vecino, Ignacio Libertini, escribió que “el estado horrible en que se encuentra la plaza, ya que en tan sólo media cuadra cuenta con más de 6 baches profundos. En 2012 perdió la mayoría de sus árboles tras una tormenta y no se han vuelto a reponer.”

El artista explica: “Yo te aseguro que es un barrio hermoso, y que no dejaría por otro por nada del mundo, aunque ahora las cosas no están muy bien, me entraron dos veces a casa, y otras cosas. Y la plaza tendría que estar mucho mejor. En 2012, cuando se cayó este árbol casi sobre mi casa, me dio mucha tristeza. Enseguida los vecinos me decían ‘¿por qué no hacés algo, una obra?’. La cosa es que tardé en decidirme porque no sabía qué hacer. La idea de una obra, la inspiración, como la llaman, es incomprensible. Uno sabe cuándo surge, pero no cómo se ha forjado.”

Otras obras de Desseno se exhibieron en los museos más resonantes del país, el Bellas Artes incluido. “La obra evoca la invitación a compartir, la invitación al amor, por medio de una figura femenina y joven. Es un tronco que pesa tres toneladas, y lo que hice con él es una obra que representa el sueño de una muchacha, con todo lo que implica el sueño en una chica. Agape en griego es amor incondicional, amor total, más allá de los límites. Es una invitación al eros, a lo positivo, al amor en suma.”

Desseno2

Tiempo Argentino

Comentarios

Ingresa tu comentario