Joaquín Ramos: “Estamos ante un momento político inédito en cuanto a la...

Joaquín Ramos: “Estamos ante un momento político inédito en cuanto a la urbanización de las villas”

Escribe Joaquín Ramos

(CABA) Estamos ante un momento político inédito en cuanto a la urbanización de las villas de la Ciudad de Buenos Aires. Mientras que en el país vivimos una profunda crisis habitacional, en la Ciudad se vislumbra la solución al problema. Horacio Rodríguez Larreta y Diego Fernández, jefe de Gobierno y secretario de Integración Social y Urbana del Gobierno porteño, respectivamente, anunciaron el plan maestro de la Villa 31 de Retiro; la del Padre Mugica, la más reconocida, y la que quizás refleje en mayor medida el terrible contraste entre la Buenos Aires pudiente con la de la pobreza extrema. Si no, preguntemos cómo es la visión de quienes desayunan en el piso quince del Hotel Sheraton o quienes transitan la autopista Illia. Se habla de una inversión enorme en cuanto a infraestructura y planeamiento urbano. En este sentido se creó la Secretaría de Integración Social y Urbana, un nombre tomado directamente de los curas villeros, para implementar el megaproyecto urbanístico que incluirá un tramo de la misma autopista que cruza la villa, convirtiéndola en un parque ecológico. No solo eso, un nuevo edificio del Ministerio de Educación de la Ciudad será construido en plena Villa 31 junto a un complejo de mil viviendas, escuelas y salas de salud.

La Villa 20 de Lugano, el Playón de Chacarita y la Villa Rodrigo Bueno de Costanera Sur tienen su protagonismo en este despertar social de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta. Pareciera ser un buen momento para las olvidadas villas de la ciudad. En estos casos el responsable es Juan Maquieyra, titular del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) quien llevará adelante los proyectos. En buena hora, un IVC desfinanciado durante décadas, parece haber renacido. El mega proyecto de IRSA para construir Puerto Madero II en los terrenos de la frustrada ciudad deportiva Boca, será el mayor beneficiado, junto a los vecinos, de la urbanización de Rodrigo Bueno. Esta podría ser una buena oportunidad para que el sector privado contribuya a la señalada urbanización.

El futuro de Los Piletones está vinculado al saneamiento del lago Soldati que se encuentra en obra y a la finalización de las viviendas inconclusas de “sueños compartidos”; el Gobierno de la Ciudad anunció para la Villa 1.11.14 del bajo Flores un importante emprendimiento cultural al estilo de la Casa de la Cultura de Villa 21 Barracas, el cual Mundo Villa tuvo un rol protagónico en su formación.

Sin embargo, la Villa 21-24 y Zabaleta es el complejo social más poblado y hacinado de la ciudad; gracias al interés y resolución de la Corte Suprema de la Nación, se obliga al gobierno porteño a construir un “camino de sirga” sobre el margen del Riachuelo.

Esta nueva vía resultará fundamental para romper el aislamiento de más de dos mil familias que viven sobre las aguas contaminadas. Las obras están en marcha y un cordón verde unirá Lugano con La Boca. Si los postergados planes de saneamiento del Riachuelo se revitalizan gracias a los u$s 840 millones que financia el Banco Mundial, un caudal de agua limpia rodeará la ciudad.

Los desajustes entre la Ciudad y la Nación continúan pese a que el mismo signo político involucra a ambos gobiernos. El proyecto de viviendas del plan Procrear de la Nación no se articula con las necesidades de la Ciudad. En Barracas y Parque Patricios el plan de la Nación construye a todo trapo más de seis mil viviendas pero no contemplan a los vecinos de la zona que viven en la indigencia. Los curas villeros alertan sobre un inminente conflicto social donde los funcionarios no escuchan a los vecinos que vienen insistentemente planteando este problema con mucha anticipación. La única posibilidad con la que cuenta Villa 21 para lograr su urbanización son los terrenos de la Estación Buenos Aires que el plan Procrear ha utilizado para sus propios fines. Estamos a tiempo para replanteos.

En cuanto a la Villa 20 en Lugano se generaron expectativas por la convocatoria a licitación de nuevas viviendas. Y con motivo de los Juegos Olímpicos Juveniles de 2018 se viene construyendo en la zona un complejo habitacional para los deportistas. Gran oportunidad para reciclarlas, como se hizo en los juegos Olímpicos en Brasil, para los sectores más postergados.

El déficit que se observa, en cuanto a la implementación de los proyectos urbanísticos señalados, es la desconexión entre los funcionarios gubernamentales con la realidad social de cada barrio. La subestimación a los líderes, delegados y referentes villeros junto a los prejuicios sociales que predomina en los políticos y técnicos, puede lastimar o hacer naufragar tan importante y necesario emprendimiento que se ha propuesto el jefe de Gobierno.

Sin dudas, una oportunidad histórica para la Ciudad de Buenos Aires. NT