Buenos Aires, 23/11/2017, edición Nº 1835

Joaquín Morales Solá se enojó porque el PRO no ganó en primera vuelta

El periodista de La Nación se enojó en un editorial publicado en el matutino porque el PRO no logró ganar en primera vuelta.

(CABA) Bajo el título “Un triunfo contradictorio”, el periodista Joaquín Morales Solá se muestra enojado porque el PRO no ganó en primera vuelta. En gran parte de su editorial publicado en el Diario La Nación de hoy, explica sus motivos. Parabuenosaires.com rescata varios párrafos y los publica:

“Fue una victoria amplia y contradictoria. A Mauricio Macri le faltaron dos puntos más en la Capital para forzar a Martín Lousteau a una capitulación en primera vuelta. Si su candidato, Horacio Rodríguez Larreta, hubiera conseguido el 48% de los votos, le habría sido fácil convencer a Lousteau de que la segunda vuelta era innecesaria. Pequeñas diferencias en un océano de votos que están en condiciones de cambiar el escenario electoral.

“No tuvo esos dos puntos, pero consiguió marcar una diferencia de 20 entre Rodríguez Larreta y Lousteau.

“Con cualquier otro candidato al frente, tal vez la Capital Federal (y dos millones de personas concretas) se hubiera evitado el espectáculo de otra campaña electoral durante quince días, de otro domingo de elecciones en un semestre con varios domingos electorales y de más gastos en comicios cuyos resultados pueden descontarse. Pero Lousteau no es así. Como buen economista, prefiere la matemática a la política. La suma le indica que el conjunto de la oposición podría ganarle en segunda vuelta al candidato de Macri. Ni la política ni las elecciones se resuelven de esa manera.

“Es casi imposible que el macrismo pierda en un distrito donde su líder tiene la aprobación de más de 60 por ciento de los ciudadanos y con semejante diferencia en la primera vuelta. Lousteau no es, además, un enemigo irreconciliable de Macri porque, de hecho, pertenecen al mismo espacio político nacional. O pertenece una parte de Lousteau; éste nunca dejó de elogiar a Margarita Stolbizer (que va por su propia cuenta) a la par de Elisa Carrió y de Ernesto Sanz, que son aliados de Macri. Sin embargo, lo que debería importar sobremanera es la consistencia futura de quien es hoy el principal candidato de la oposición al kirchnerismo en la carrera electoral nacional, Macri.

“Queda por saber qué harán en las próximas horas los principales apoyos financieros y políticos de Lousteau: el político y empresario Enrique Nosiglia y el ex jefe de Gabinete y actual empresario Chrystian Colombo. Aun a ellos les será muy difícil torcer la ambiciosa voluntad de Lousteau, que seguramente arrastrará en la segunda vuelta al kirchnerismo en pleno y a la izquierda antimacrista. No obstante, es posible entrever un desplazamiento de votos del propio Lousteau al macrismo, conscientes de que en la próxima oportunidad se jugará una partida más importante que la conducción del gobierno capitalino. También es probable que haya mayor ausentismo en la próxima ronda, porque muchos descontarán el resultado a favor de Rodríguez Larreta.

“Párrafo aparte merece la muy buena experiencia de la boleta electrónica y única ensayada ayer por primera vez en la Capital. Fue como ver el regreso de la soberanía popular a los votantes en un trámite ágil, limpio y rápido. Fue, también, como si se hubiera observado un final de partida para una casta de barones, punteros y fiscales que secuestraron la política y las elecciones. Durará poco. En agosto y octubre, los capitalinos volverán a votar con el viejo sistema de cuartos oscuros saturados de boletas, bajo el señorío de fiscales y punteros. Serán elecciones nacionales y el gobierno de Cristina Kirchner nunca se propuso cambiar el sistema de votación, que le sirve, sobre todo, para controlar las elecciones en el multitudinario y caótico conurbano.

Comentarios

Ingresa tu comentario