Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

Ir al cine, cada vez más caro

Aumentaron los valores de las entradas: ahora el precio básico para ver una película en una sala tradicional en la Ciudad es de $ 100.

(CABA) La pérdida del poder de compra del billete de $ 100 se comprueba cada vez que un bien o servicio pasa esa barrera. Ahora, le llegó el turno a las entradas de cine –para salas comunes que desde la semana pasada cuestan entre $ 100 y $ 105 dependiendo la zona y el complejo de salas.

Hoy, el precio básico de una entrada para ver una película es de $ 100 en los complejos Hoyts y Cinemark (después de las 15 horas, porque hay funciones más baratas a la mañana) y de $ 105 en la cadena Village.
Aunque lo más probable es que gran parte de los espectadores pague menos gracias a los beneficios y promociones ofrecidos por los bancos y por los clubes de descuento, que incluyen el clásico dos por uno.

“En algunos cines las entradas cuestan más de $ 100 y en otros menos. Pero lo cierto es que, a través de las promociones que ofrecemos, los clientes terminan pagando bastante menos que el precio publicado. Ese ticket promedio termina siendo la verdad del valor de las entradas de cine y el público valida estos valores asistiendo al cine masivamente”, explicó Diego Bachiller, gerente Comercial de la cadena Village.

El directivo aclara que los descuentos y promociones no se suspenderán durante las vacaciones de invierno, que marca pico de la temporada alta del negocio del cine.

Si se considera el mes de julio completo, las visitas al cine se incrementan hasta duplicar –o triplicar– la de cualquier otro período similar del año.

A pesar de los aumentos de precios, el negocio del cine está en alza. “El primer semestre fue el de mayor asistencia de los últimos veinte años. Y respecto del mismo semestre del año pasado, creció un poco más del 10%. Creemos que esto está sostenido principalmente por dos razones. Por un lado, la calidad de los productos, tanto a las películas como la experiencia que se vive en una sala de cine. Y por otro lado, a que el cine continúa siendo el programa más económico en lo que a entretenimiento se refiere”, advirtió Bachiller.

En lo que va del año, la asistencia de público superó los 24 millones de espectadores y se ubicó por encima de los números de los años anteriores, según los datos del portal especializado Ultracine. La recaudación fue de $ 1.479 millones en lo que va del 2015, mientras que en el mismo período de 2014 fue de $ 938 millones.

Aunque se esperan estrenos importantes para las vacaciones de invierno, Bachiller asegura que, en realidad, la temporada alta ya comenzó con los estrenos de películas como “IntensaMente”, el 18 de junio, o “Minions”, el jueves próximo. Durante julio las fichas estarán puestas en “Ant man”, “Locos sueltos en el Zoo”, “Pixels” y “Misión imposible 5”.

Una salida al cine para una familia tipo no baja de los $ 600, si no se usan promociones y si se suman dos baldes de pochoclo y gaseosas.

Lo llamativo es que con el mismo billete de $ 100 –el de mayor denominación– que hoy alcanza para una sola entrada, en 2001 se podían comprar 13 tickets y recibir $ 2,50 de vuelto.

Por ese entonces también se trataba del billete más alto y el precio de cada una era de 7,50 pesos.

Las entradas a los cines porteños son las más caras de la región. Según un informe de la consultora Mercer sobre costo de vida, que relevó el precio de productos y servicios en ciudades latinoamericanas, el valor de un par de entradas es de u$s 19,94 en San Pablo, u$s 16,37 en Santiago de Chile, u$s 16,14 en Bogotá y u$s 12,06 en Ciudad de México. Mientras que en Buenos Aires, el precio de dos entradas al valor del dólar oficial ya ronda los 22 dólares.

cine2

Fuente: cronista

Comentarios

Ingresa tu comentario