Buenos Aires, 25/06/2017

Investigan los vínculos de Néstor Otero con los manteros de Once

El socio de la concesión de la terminal de trenes está en la mira de la justicia porteña por presuntas vinculaciones con redes de manteros

(CABA) El poderoso empresario del transporte ligado al kirchnerismo está en la mira de la justicia porteña por presuntas vinculaciones con redes de manteros. El juzgado penal N°29 convalidó la decisión de la Fiscalía de la Ciudad de someter a juicio oral y público a Néstor Emilio Otero, junto con otros integrantes del directorio de Nueva Estación Once SA, concesionaria de la terminal del tren Sarmiento: el estacionamiento subterráneo del lugar, según se investiga, habría sido utilizado por una red de vendedores ambulantes como depósito de mercadería ilegal.

Ahora, la Unidad Coordinadora de Investigaciones Complejas de la fiscalía, a cargo de Walter López, formuló acusó a Otero y sus socios ya que se habría comprobado que el estacionamiento situado en Perón al 2800 fue utilizado como depósito de productos ilegales para la venta en la vía pública. Allí se habían construido pequeñas habitaciones para el depósito de mercaderías y la Justicia tiene en su poder filmaciones de ingreso y egreso de personas con bultos. El espacio no tenía habilitación para funcionar y estaba clausurado administrativamente.

“Se comprobó en varios casos que la explotación de la concesión en Once es funcional al desarrollo de actividades ilícitas o irregulares: venta ambulante, venta de comida en pésimas condiciones. Incluso, del estacionamiento bajo la estación incautamos varias toneladas de pescado podrido; había una panadería irregular y otras actividades que no respetaban la normativa, como explotación en negro del mismo garaje”, explicó la fiscal de cámara Verónica Guagnino.

La funcionaria agregó: “Con respecto a toda la venta ambulante y los alquileres, le iniciamos una causa a Otero por violación del régimen penal tributario, que está en plena investigación, esperando que la AGIP se manifieste en cuanto a si se superó o no el monto para configurar un delito”.

Ya en julio de 2014, la Unidad Coordinadora de Investigaciones Complejas había formulado otra acusación contra Otero -la primera- por haber organizado en 2013 actividad lucrativa en las calles de Retiro, linderas a la terminal de ómnibus.

Entonces, se probó que en locales que concesionaba el empresario se organizaba la venta ambulante callejera de esa zona. Otero fue juzgado y resultó beneficiado con la suspensión del juicio a prueba, imponiéndole diversas reglas de conducta: hizo donaciones a instituciones de bien público por la suma de 100.000 pesos. Un beneficio que ahora no tendría en caso de ser encontrado culpable, ya que es la segunda vez que irá a juicio. El proceso se realizaría en los próximos meses. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario