Buenos Aires, 14/12/2017, edición Nº 1856

Tragedia de Once: insuficientes penas para Schiavi, Cirigliano y Jaime

No superan los nueve años de prisión. Los familiares esperaban una condena superior. En la tragedia murieron 51 personas.

(CABA) Con condenas para funcionarios y empresarios de la empresa TBA se conocieron las sentencias del juicio por la tragedia de Once, que en febrero de 2012 causó la muerte de 51 personas y heridas en 789. Claudio Cirigliano, uno de los dueños de la compañía que desde la década del 90 manejaba el ferrocarril Sarmiento, recibió una condena de 9 años, mientras que Juan Pablo Schavi, secretario de Transporte en el momento del choque, recibió una pena de 8 años. Ricardo Jaime, que ejerció el cargo antes que Schiavi, recibió una pena de 6 años e inhabilitación perpetua para ejercer tareas como funcionario público.

El veredicto fue leído esta tarde en los tribuanles de Comodoro Py, mientras que los familiares de las víctimas seguían las instancias desde la calle, o en la sala, con lágrimas en los ojos y aferrados a los carteles que tienen inscripto el pedido de justicia. También recibieron condenas de entre 5 y 7 años de prisión empleados de alto rango de TBA.La primera parte de la audiencia final del largo proceso judicial por la tragedia de Once tuvo mayor participación de los fotógrafos y camarógrafos que los imputados. Es que el trabajo de los reporteros en la Sala Amia demandó más tiempo que lo que le llevó al Tribunal Oral Federal Nº2 ordenar un cuarto intermedio hasta las 16 cuando, finalmente, se conocerá la sentencia.

Se esperaba que el trámite de la mañana sea corto, por eso no sorprendió demasiado. Los cuatro procesados que aún no había tenido la posibilidad de dar sus últimas palabras desistieron de es derecho que les correspondía. Antonio Sícaro, Sergio Tempone, Antonio Suárez y Miguel Werba se negaron ante la pregunta que les efectuaba el presidente del TOF 2, el juez Rodrigo Giménez Uriburu.

Hace dos semanas otros imputados, incluido el ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime y el motorman, Marcos Córdoba, habían dico sus últimas palabras. Se habían negado, en cambio, el ex funcionario Juan Pablo Schiavi y los hermanos empresarios Mario y Claudio Cirigliano.

La audiencia en la que será dado a conocer el veredicto en el juicio oral y público por el choque de tren de Once comenzó a las 9.37 en la Sala Amia de los Tribunales Federales de Comodoro Py 2002.

Desde temprano, apenas pasada las 7, los familiares de las 51 víctimas y 789 heridos comenzaron a llegar el edificio de Retiro. Como en una procesión fueron colgando banderas y carteles que se repartían entre mensajes que pedían justicia y las imágenes de las víctimas.

La atención, ahora, estará puesta en lo que suceda a partir de las 14. Se prevé que la mayoría de los familiares se concentren a partir de esa hora para escuchar la sentencia. Así lo hicieron saber a través de las redes sociales en las que realizaron la convocatoria.

El pedido de penas

En el proceso que se inició en marzo de 2014, que investiga el choque del tren chapa 16 de la línea Sarmiento que el 22 de febrero del 2012 chocó contra la cabecera del andén 2, se encuentran imputadas 28 personas, entre ellos Jaime, Schiavi, Córdoba, los Cirigiliano, ex titulares dela Comisión Nacional de Regulación y Transporte (CNRT) y ex directivos de Trenes de Buenos Aires (TBA).

Las cuatro querellas, representantes de los damnificados, tuvieron razonamientos enfrentados para solicitar penas. La uno y la dos, a cargo de Jesús García y Javier Moral, responsabilizaron solamente al motorman y pidieron para él 22 años de prisión. Ambas también coincidieron en no solicitar penas para el resto de los procesados.

Por su parte, la querella número tres, a cargo de Leonardo Menghini (tío de Lucas Menghini, uno de los fallecidos), pidió 15 años de cárcel para Jaime y Schiavi, y entre 10 y 18 años para el resto de los imputados, excepto Córdoba. Una postura similar, pero con penas menos severas, tomó la cuarta querella, representada por Patricia Anzoátegui.

El pedido del fiscal, Fernando Arrigo, se ubicó entre ambas posiciones. El funcionario justificó al mínimo detalle sus alegatos para acusar a todos los imputados de defraudación y estrago. Arrigo requirió 11 años de prisión para Jaime, diez años y diez meses para Schiavi y Claudio Cirigliano y diez años y medio para Mario Cirigliano. Para Córdoba, en tanto, reclamó una pena de tres años y ocho meses de prisión. Para los demás imputados, pidió entre cinco y 11 años de cárcel.

Comentarios

Ingresa tu comentario