Cómo impacta el ejercicio en el tratamiento de enfermedades

Cómo impacta el ejercicio en el tratamiento de enfermedades

(CABA) Por mucho tiempo se habló sobre el efecto del ejercicio en el cuerpo y se especuló sobre cuál podría ser el impacto real en el tratamiento de muchas dolencias y enfermedades. En su última edición, la revista TIME indagó sobre los estudios del doctor Mark Tarnopolsky, neurólogo metabólico genético de la Universidad de McMaster en Ontario, Canadá, que está decidido a demostrar que el ejercicio puede ser utilizado como medicina, incluso para los pacientes más enfermos.

La gente siempre me decía que científicamente no se puede comprobar un mecanismo de este tipo, que era una completa pérdida de tiempo“, dijo Tarnopolsky. “Pero a medida que pasa el tiempo, estudio tras estudio se demostró que la forma más potente y efectiva de mejorar la calidad y duración de la vida es el ejercicio”.
El especialista fue el autor de muchas y muy variadas investigaciones. En 2011, él y su equipo comenzaron a estudiar ratones con una terrible enfermedad genética que conduce al envejecimiento prematuro. En el transcurso de cinco meses, la mitad de los ratones fueron mantenidos en un estado sedentario y la otra mitad fue obligada a correr tres veces a la semana. Hacia el final, los ratones sedentarios apenas podían mantenerse en pie: el pelaje que aún tenían se veía gris, los músculos se les aflojaron, tenían sus corazones debilitados, su piel era muy fina e incluso su audición estaba debilitada. “Estaban temblando en un rincón, a punto de morir” dijo Tarnopolsky.

Pero el grupo de ratones que se ejercitó, aún comprometidos genéticamente, eran casi incomparables con los sanos. Su pelaje era bien negro, corrían alrededor de sus jaulas, e incluso podían reproducirse. “Hemos evitado casi por completo el envejecimiento prematuro de estos animales“, dijo el científico.

Aunque hay diferencias obvias entre roedores y humanos, los resultados de este estudio se asemejan, según Tarnopolsky, a casos similares en sus pacientes enfermos. “Conozco toda la publicidad que tiene la terapia génica en casos de enfermedades genéticas” explicó Tarnopolsky, que trabaja con niños con enfermedades genéticas graves como distrofia muscular, “pero no ha funcionado en los 25 años que llevo estado haciendo esto“, dijo. “La terapia más eficaz disponible para mis pacientes en este momento es el ejercicio”.

Tarnopolsky ahora cree saber por qué. En estudios donde se analiza sangre extraída inmediatamente después de que los participantes se ejercitan, se descubrió que muchos cambios positivos se producen en todo el cuerpo durante y justo después de un entrenamiento. “Ir a correr, por ejemplo, va a mejorar notablemente la salud de la piel, la salud ocular y reproductiva. Es increíble”, dijo. “Si hubiera un fármaco que pudiera hacer por la salud humana todo lo que el ejercicio puede, creo que sería la medicina más valiosa que se hubiera desarrollado jamás”.

Sin embargo, en el mundo, el sedentarismo es un problema creciente. En medio de una epidemia de obesidad, según una serie de estudios mundiales, sólo una de cada diez personas sostiene el ejercicio por más de seis meses y más de un tercio de adolescentes del mundo son sedentarios. Además, en Argentina, un estudio de la Universidad Católica Argentina reveló que el 60% de los niños no realiza actividad física.

Las nefastas consecuencias de una vida sedentaria están muy bien documentadas: las personas con niveles bajos de actividad física sufren un mayor riesgo de muchos tipos diferentes de cáncer, enfermedades del corazón, Alzheimer y muerte prematura. Sin embargo, mucho antes de morir, la inactividad puede empeorar los síntomas de la artritis, aumentar el dolor en la espalda baja, conducir a depresión y ansiedad, además de problemas en la piel.

hacer-ejercicio-salud2

Una actividad elitista
A pesar de las campañas de concientización al público, los beneficios del ejercicio no se comunicaron con eficacia en muchos países del mundo. Los seres humanos tienen dificultades para evaluar los beneficios y riesgos a largo plazo de su estilo de vida. Las promesas de que el ejercicio es “bueno la salud” no son lo suficientemente potentes como para motivar a la gente a hacer algo que en general se piensa como una obligación. Sin embargo, las personas sí se ven motivadas por las recompensas. Es por eso que los expertos como Tarnopolsky están tan centrados en demostrar que los beneficios científicos del ejercicio -envejecimiento más lento, mejor estado de ánimo, menos dolor crónico, mejor visión- son reales, medibles y casi inmediatos.

Antes de que los médicos adoptaran un enfoque unilateral en el tratamiento y la curación de las enfermedades, su principal objetivo era mantener a la gente sana. Ya en el año 400 a.C, los médicos sabían que la dieta y el ejercicio eran las mejores maneras de hacerlo. Durante miles de años, los médicos eran los principales propagadores de la educación física.

Pero en el año 1900, con el auge de la cirugía moderna y los productos farmacéuticos, la medicina dejó de centrarse en la prevención de enfermedades para centrarse en su tratamiento. La actividad física ya no era la medicina de las masas, sino el privilegio de los deportistas de élite. Cuando los científicos estudiaban el ejercicio, era para averiguar cómo podían los atletas mejorar su pico de rendimiento y no cómo cualquier ciudadano podría mejorar su salud día a día. Esta brecha persiste todavía. En un momento donde los gimnasios “boutique” son más populares que nunca, menos personas están recibiendo la cantidad mínima recomendada de ejercicio. Incluso muchas escuelas recortan las clases de educación física. Investigadores como Tarnopolsky y Marcas Bamman, fisiólogo del ejercicio, tienen la esperanza de que su trabajo podrá revertir esas tendencias.

En el 2017, el National Institutes of Health (NIH, por sus siglas en inglés) comenzará un estudio de seis años y 170 millones de dólares con un grupo de cerca de 3 mil personas sedentarias, desde niños hasta ancianos. Se iniciará un programa de ejercicios y luego se evaluará el estado de la sangre, grasa y músculo antes y después del ejercicio. Los científicos examinarán entonces muestras sobre cómo cambia el cuerpo con la actividad física. A un grupo de control que no se ejercita también se le realizará un seguimiento para comparar.

Como parte del estudio, los investigadores harán el mismo experimento en animales para obtener muestras de tejido de lugares como el cerebro y los pulmones, lo que serían demasiado peligroso de obtener en seres humanos. “Va a ser un conjunto de datos tremendamente enorme”, explicó Maren Laughlin, directora del programa para el metabolismo de integración en el NIH, quien también dirige el nuevo estudio. Al final, los investigadores creen que serán capaces de identificar cada molécula en el cuerpo ajustada o activada por el ejercicio.

Este tipo de estudio es pionero en su estilo y los expertos esperan que brinde a los médicos las pruebas que se necesitan para comenzar el tratamiento del ejercicio como la “medicina milagrosa” que siempre se ha pensado que es. “Si se piensa en el ejercicio como una verdadera forma de medicina, que lo es, no es lo suficientemente bueno mirar a un paciente y decirle, ‘es necesario hacer más ejercicio’“, dice Bamman, director del Centro de Medicina del Ejercicio en la Universidad de Alabama. “No se diferencia de entregarle al paciente una botella de píldoras sin ninguna otra explicación”.

Bamman apuesta a que, con estos nuevos datos, el ejercicio será alguna vez prescrito para muchos pacientes. En lugar de que los médicos receten sólo fármacos, los pacientes también podrán obtener un plan de ejercicios detallado para que el tratamiento funcione mejor. “Creemos que la precisión de la información logrará un gran cambio en el comportamiento”, dice Bamman. “Estamos en un momento muy importante”.
La idea es poder reunir en un sólo estudio todo lo que ya se estuvo estudiando y poder confirmar que, además del corazón, los músculos, pulmones y huesos, también se benefician otras partes del cuerpo, como el cerebro (convirtiendo al ejercicio en otra actividad clave para prevenir el Alzheimer) o incluso las células, que han demostrado un envejecimiento más lento gracias a la actividad física.

hacer-ejercicio-salud5

Qué es ejercitarse
A pesar del gran problema que supone el sedentarismo, la buena noticia es que gran parte de las actividades que se realizan diariamente son consideradas como actividad física. “Cortar el césped, rastrillar las hojas, lavar el coche, todo eso es el ejercicio”, señaló Berryman, historiador del ejercicio. “La actividad física incluye todos los movimientos, no sólo lanzar una pelota a través de una canasta”.

De hecho, investigaciones recientes sugirieron que no se necesita mucho movimiento para obtener los beneficios de la actividad. “Hemos estado interesados en la cuestión de, ¿Qué tan corto puede ser el ejercicio?“, explicó Martin Gibala, fisiólogo del ejercicio en la Universidad de McMaster. “Después de todo, si fuera posible cosechar todos los beneficios del ejercicio sólo en una pequeña fracción de tiempo, ¿quién no le daría una oportunidad?”.

Gibala quería probar qué tan eficaz podría ser un entrenamiento de 10 minutos, en comparación con el enfoque estándar de que 50 minutos es lo ideal. El micro-entrenamiento que ideó consta de tres combates agotadores de 20 segundos en total y un ejercicio fuerte seguido de breves recuperaciones. En un estudio de tres meses, enfrentó este modelo con el entrenamiento estándar para ver cuál era mejor.

Para su sorpresa, los entrenamientos resultaron en mejoras idénticas en el corazón y el control del azúcar en sangre, a pesar de que una sesión de entrenamiento era cinco veces más larga que la otra. “Si uno está dispuesto y es capaz de trabajar con esa intensidad, puede beneficiarse con muy poco ejercicio“, señaló Gibala.

No todos los tipos de ejercicio funcionarán para cada persona, por supuesto, pero una corriente de nuevos estudios indican que el ejercicio potente es, de hecho, apropiado para personas con diferentes enfermedades crónicas, desde diabetes tipo 2 hasta con insuficiencia cardíaca.

Los ejemplos de mejora abarcan diversos campos de la medicina. Un análisis reciente de más de 300 ensayos clínicos descubrió que para las personas que se recuperan de un accidente cerebrovascular, por ejemplo, el ejercicio es aún más efectivo que otros métodos de rehabilitación.

La comunidad médica tiene la esperanza de que el error del siglo 20 de alejar a la sociedad del movimiento se revierta. También esperan que la comunicación y la información alrededor del ejercicio se simplifique. “La gente piensa que ahora, debido al gran movimiento que existe sobre el fitness, para ejercitarse necesitan unirse a un club de lujo y vestir ropa elegante”, dijo Berryman. Por el contrario, algunos de los mejores ejercicios, según la investigación, no requieren una membresía de un gimnasio.

Mientras tanto, Tarnopolsky y su equipo, que están a punto de finalizar las autopsias de los ratones de su más reciente estudio, pueden definir con certeza cuál de los animales eran sedentarios y cuáles no sólo con observarlos. “Uno abre los ratones sedentarios y hay grasa por todos lados”, dice. Aproximadamente la mitad de esos ratones tienen tumores. En cuanto a los ratones que se ejercitan todos los días no se encontró “un solo tumor“. “Creo que si la gente lo viera, estaría muy motivada para hacer ejercicio”.

Qué sucede en el cuerpo durante el ejercicio

Algunos de los efectos inmediatos de poner al cuerpo en movimiento:

-El aumento del flujo sanguíneo al cerebro crea nuevos vasos sanguíneos.

-El ejercicio también desencadena la liberación de sustancias químicas que afectan positivamente el estado de ánimo y alivian el dolor.

-El ejercicio acelera el flujo de sangre a la piel, la entrega de nutrientes a la epidermis y ayuda a curar las heridas más rápido.

-El cuerpo es más capaz de quemar grasa para obtener energía en lugar de carbohidratos, haciendo que las células de grasa reduzcan su tamaño.

-Moverse rápidamente permite que el corazón bombee más sangre a los tejidos del cuerpo. Ese oxígeno extra ayuda a los músculos a resistir mejor la fatiga.

– Las contracciones al soportar peso repetidas hacen que los músculos crezcan y ejerzan presión sobre los huesos, aumentando su densidad.

-El ejercicio puede proteger los telómeros, las pequeñas tapas de los extremos de los cromosomas, lo que parece retardar el envejecimiento de las células. NR

hacer-ejercicio-salud