Buenos Aires, 20/09/2017, edición Nº 1771

Identifican las células madre que hacen resistentes algunos cánceres

Las células madre de los tumores explican la resistencia a la quimioterapia, según revela un reciente estudio de científicos españoles en el que consigna que la presencia de células madre como las embionarias puede ser la respuesta a muchos de los comportamientos de los tumores. Los investigadores Josep Domingo-Domenech y Carlos Cordón-Cardó | Foto: El Pais (Ciudad de Buenos Aires) Según un trabajo hecho en el hospital Mount Sinai de...

Las células madre de los tumores explican la resistencia a la quimioterapia, según revela un reciente estudio de científicos españoles en el que consigna que la presencia de células madre como las embionarias puede ser la respuesta a muchos de los comportamientos de los tumores.

Los investigadores Josep Domingo-Domenech y Carlos Cordón-Cardó | Foto: El Pais
(Ciudad de Buenos Aires) Según un trabajo hecho en el hospital Mount Sinai de Nueva York que publica Cancer cell, son la clave de la aparición de resistencias a la quimioterapia, y dterminan su agresividad. El trabajo lo firman, entre otros, los investigadores españoles Carlos Cordón-Cardó y Josep Domingo-Domenech (los apellidos con guión son frecuentes entre los científicos españoles que no quieren que las revistas estadounidenses tomen el primer apellido como su segundo nombre). “Es la primera vez que se identifican estas células embrionarias en un tumor”, y se describe su papel en “el proceso de resistencia” a la quimioterapia y la progresión tumoral, indica Cordón-Cardó por teléfono desde Nueva York.

El cáncer de próstata es el segundo en incidencia en España entre hombres tras el de pulmón y también el segundo en muertes (5.875 en 2010 según el Instituto Nacional de Estadística). “Muchos grupos hablan de células madre sin especificar sus características”, insiste el investigador principal del trabajo, quien recalca que que las que ellos han identificado son “las primeras con un fenotipo muy embrionario”, que son las auténticas células madre totipotentes (que pueden diferenciarse en cualquier tipo de las humanas). “Las otras son pluripotentes”, con una capacidad de transformación menor. “Están más diferenciadas, no son tan stem[raíz, el térmimo inglés que en la literatura científica española, esta vez más romántica, tradujo por madre]”, recalca Domingo-Domenech.

Esta peculiaridad la tienen los investigadores perfectamente identificada, y explica muchas de la spropiedades de estas células. Los investigadores explican que por ser de origen embrionario son muy resistentes a las mutaciones. “Esto es lógico, se dividen muy poco y enseguida se enmascaran”, añade Cordón-Cardó.

Evolutivamente, unas células madre fácilmente modificables por elementos externos, que mutaran pronto, no tendrían mucho sentido, ya que supondrían una gran variabilidad y debilidad en el ser humano que tiene que desarrollarse a partir de ellas, indican.

Pero eso es, a la vez, un inconveniente cuando se relacionan con un tumor. Los ensayos realizados muestran que son inmunes ante la quimioterapia. Por eso se supone que están detrás de las recaídas en las personas que han sido tratadas de un tumor. “Tienen una resistencia innata, no adquirida”, indica el médico.

Otra característica importante es que se trata de células madre “de la madre”. Y, por lo tanto “no tienen código de barras; son células fantasma”, dice Cordón-Cardó. Se refiere al investigador a una característica clave: que son HLA negativas. El HLA es como la huella dactilar de las células, lo que permite que el sistema inmune las identifique y, si son extrañas, las ataque. Por eso ese factor es el que se mide para ver la compatibilidad en los trasplantes. Al ser HLA negativas, estas células son invisibles para el sistema inmunitario, explica Córdón-Cardó, lo que explica por qué intentos de eliminar el cáncer con tratamientos inmunomoduladores fracasan.

En cambio, el hecho de que sean células embrionarias que se mantienen sin cambiar en organismos adultos tiene unas ventajas desde el punto de vista práctico. “Se han podido seguir y atacar por medio de dos de sus vías de señalización, que están muy marcadas”, dice Cordón-Cardó. Se trata de dos muy conocidas en el desarrollo embrionario, la Notch y la Hedgehog. Para explicar su importancia, el investigador recurre a un símil. “Las células, como todos los organismos complejos, son como una ciudad, con sus luces y sus semáforos, que se activan según las necesidades”. La importancia de las dos vías de señalización ya descritas es que son “como Broadway, como la Gran Vía de Madrid o la Diagonal de Barcelona. Si se atacan, si se cierran, la ciudad —en este caso la célula— se colapsa”.

Aunque el trabajo se ha hecho en tumores de próstata, los investigadores afirman que ya tienen preparados papers (artículos en lenguaje científico) que indican que “son universales”. “Por eso estamos convencidos de que estamos ante un cambio en el paradigma del tratamiento del cáncer”, afirma el director del trabajo.

“No las hemos aislado solo en ratones, sino en tejidos de humanos, lo que demuestra que no son un artefacto de laboratorio”, insiste Domingo-Doménech.(El País)

“Estas vías son como nudos céntricos. Son críticas en el desarrollo embrionario, pero también en los tumores adultos posteriores”, indica Cordón-Cardó.

Hasta aquí, podría tratarse de uno de esos descubrimientos teóricamente muy importantes, pero que tienen una difícil traslación a la práctica. Pero el investigador principal dice que, en este caso, no es así. “Queríamos estudiar algo que tuviera traslación práctica. Y la ventaja es que para ambas vías de señalización hay ya fármacos en ensayos”, añade.

Pero los investigadores opinan que esta vez todo va a ser más rápido. “Ya hemos visto que la cantidad de células madre determina la evolución del tumor. El número sirve para predecir. Eso tiene sentido. Los garndes ejércitos con grandes generales son los que ganan las guerras”, dice Cordón-Cardó.

“Existen inhibidores del Notch y del Hedgehog en fase II”, redunda Domingo-Doménech. “Pero lo que no se ha probado es la combinación”. “La combinación única es algo que se puede trasladar a la práctica. No queremos dar falsas esperanzas, pero no estamos hablandod e algo a 20 años. Creemos, de verdad, que estamos ante un cambio en el paradigma del cáncer”, dice Cordón-Cardó.

Los investigadores no quieren dejar pasar un comentario: el hecho de que haya muchos españoles entre los firmantes, y que la publicación estuviera prevista para la víspera del 11-S. “Nosotros lo que queremos es traer talento, venga de donde venga”. “Y nos enorgullece que salga justo el día antes de la Diada y del 11-S. Está bien que haya buenas noticias estas fechas”.

Comentarios

Ingresa tu comentario