Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Hoy estrena la nueva Batman en Buenos Aires

La última entrega de la trilogía de Christopher Nolan, El Caballero de la Noche asciende, llega a las salas porteñas este jueves. (Ciudad de Buenos Aires) Apartado como un ermitaño, fuera de forma y afectado por una cojera, Bruce Wayne permanece al margen de todo desde que Batman se convirtió en un fugitivo de la justicia, al asumir la culpa por la muerte del fiscal Harvey Dent, ocurrida en la...

La última entrega de la trilogía de Christopher Nolan, El Caballero de la Noche asciende, llega a las salas porteñas este jueves.

20120724-154809.jpg

(Ciudad de Buenos Aires) Apartado como un ermitaño, fuera de forma y afectado por una cojera, Bruce Wayne permanece al margen de todo desde que Batman se convirtió en un fugitivo de la justicia, al asumir la culpa por la muerte del fiscal Harvey Dent, ocurrida en la anterior entrega de la saga.

Protagonizada por Christian Bale (que encarnó a Bruce Wayne y a Batman en los dos filmes anteriores de la trilogía), la película hace honor a su título al invocar permanentemente el ascenso de Batman desde las profundidades de su alma y también, más gráficamente, de un enorme pozo-cárcel ubicado en medio del desierto, donde debe recomponer su cuerpo y espíritu antes de salir a la superficie.

Tratando de purgar la culpa que le generó la muerte de la mujer que amaba, Wayne-Batman se esconde como un murciélago hasta que las nuevas circunstancias sociales y políticas en Ciudad Gótica, atacada por una guerrilla de mercenarios conducida por Bane (Tom Hardy), lo obligan a reaparecer.

Este nuevo villano, entrenado en las artes del miedo y de la guerra amenaza con destruir la ciudad con un artefacto nuclear convertido en bomba atómica, que provoca caos y confusión entre la población e incita a la gente a unirse a una revuelta popular.

La película parece asociar la revolución caótica y siniestra provocada por Bane en contra de poderosos inescrupulosos con cualquier otra revuelta popular surgida legítimamente en el mundo contra las injusticias y las desigualdades impuestas por el sistema capitalista.

Pero si bien el cine, y películas como “Batman…”, pueden convertirse en una suerte de bálsamo donde exorcizar conciencias, los temores que circundan a la sociedad estadounidense pueden hacerse reales en cualquier momento, incluso en lugares inimaginables como la sala apacible y oscura de un complejo multipantalla de Denver, Colorado.

Tanto Nolan como el malvado Bane parecen conocer ese y otros temores a la perfección y saben qué puntos tocar en el público para activarlos, y es por eso que apelan a la amenaza atómica para dejar inermes a las autoridades militares y mantener de rehenes a todos los habitantes de Ciudad Gótica.

Mientras tanto, el pasado aflora por las grietas de su conciencia y revuelve el presente de Batman, que tras caer en un profundo pozo anímico y de ser literalmente quebrado por Bane, renace de sus cenizas para llegar al rescate de los ciudadanos indefensos, vencer a los malvados, salvar una vez más a la ciudad y obtener su redención.

A Batman lo acompañan sus colaboradores de siempre: Alfred (Michael Caine), el inventor de armas Lucius Fox (Morgan Freeman), el comisionado Gordon (Gary Oldman), y otros que se suman ahora a su cruzada, como Selina Kyle, alias Gatúbela, encarnada por Anne Hathaway como una ladrona de joyas que busca limpiar su pasado.

Entre los nuevos aliados de Batman se destaca el joven e idealista John Blake (Joseph Gordon-Levitt), un policía de Ciudad Gótica que creció en un orfanato subsidiado por las empresas de Bruce Wayne y que, en un evidente anticipo de una nueva entrega de la saga, se transforma en un aliado invaluable cuyo segundo nombre -lo sabremos recién al final- es Robin.

Comentarios

Ingresa tu comentario