Hay conflictos por el proyecto de los bares en las plazas

Hay conflictos por el proyecto de los bares en las plazas

(CABA) A más de dos años de sancionada la ley porteña que impulsa la creación de bares en parque publicos y grandes plazas, sólo se avanza en tres proyectos: Parque Patricios, Parque Chacabuco y los bosques de Palermo. Si bien la cantidad de predios afectados por la norma son 35, algunos planes sufren demoras debido a protestas de vecinos que temen perder espacio verde disponible. Mientras, continúa la polémica entre el gobierno porteño y las organizaciones civiles. Eso sí: la venta ambulante callejera en estos espacios prolifera sin control. En mayo de 2014 la legislatura porteña aprobó la ley 4950 que autoriza la construcción de bares en todas las plazas que tengan más de 50.000 metros cuadrados de superficie. La norma incluye a los parques Roca, Centenario, Lezama, Saavedra, Sarmiento e Indoamericano, entre otros. A cambio de la concesión por cinco años que les da el gobierno, los privados deberán ofrecer, sin costo, Wi-Fi, sanitarios, una estación de vida saludable con zona de descanso e hidratación, biblioteca y estacionamiento.

2275299w640

“Por el momento se van a utilizar edificaciones ya existentes para realizar las áreas de servicios en bares. El principal valor de estas áreas es sumar baños a las plazas y parques, un reclamo recurrente entre los vecinos”, indicaron voceros de Ministerio de Ambiente y Espacio Público. A fin de año, la Ciudad avanzarán en el proyecto del Parque Tres de Febrero (Palermo) con la trasformación de un antiguo chalet. El lugar, conocido como Casa Joven o El Tambito, es una construcción abandonada ubicada a metros del Jardín Japonés, sobre la avenida Berro. Hoy se ven allí escombros, estatuas en medio de pastos crecidos, ventanas tapiadas y parte del paredón que la protegía fue derribado. La obra es de 1870 y en sus orígenes se la llamó El Tambito debido a que allí se repartía leche a los chicos que visitaban el parque.

La Asociación de Amigos del Lago de Palermo, que desde hace una década reclama la restauración del chalet, cuestiona el proyecto. “Los materiales del urbanismo son: el sol, el espacio, los árboles, el cemento y el acero; en este orden y en esta jerarquía. Hoy la Ciudad está proponiendo colocar ilegalmente un bar con servicios en El Tambito; un verdadero despropósito”, asegura Osvaldo Guerrica Echevarría, presidente de la organización civil.

Sin embargo, otros creen que los cambios en la llamada Plaza Sicilia, una de las zonas menos transitadas de Palermo, traerán aparejadas mejoras, especialmente en temas vinculados a la seguridad. “Si instalan un bar en El Tambito se evitaría que el chalet vuelva a ser tomado. Es una zona peligrosa. A mí ya me robaron cuatro veces”, asegura Alejandra. Por su parte, Ariel Rafanelli, un vecino de Palermo que suele llegar cargado de bolsos y mochilas, afirmó: “Sería muy útil que pongan un bar donde uno pueda tomar algo o ir al baño. Con mi señora estamos cansados de tener que venir con bebidas, mate y comida para los chicos”. NT