Buenos Aires, 21/09/2017, edición Nº 1772

Harken, el cinturón que mide la fatiga del conductor

Este desarrollo busca asistir a los humanos en el manejo de automóviles, evitando los accidentes provocados por el cansancio del conductor. (CABA) Los vehículos autónomos son una muestra de lo que quiere la industria automotriz: más tecnología en los futuros modelos comerciales. No obstante, fabricantes como Nissan creen que el conductor no será reemplazado en el corto plazo, y en este punto, algunos desarrollos buscan asistir a los humanos en...

Este desarrollo busca asistir a los humanos en el manejo de automóviles, evitando los accidentes provocados por el cansancio del conductor.

fatiga-conductora

(CABA) Los vehículos autónomos son una muestra de lo que quiere la industria automotriz: más tecnología en los futuros modelos comerciales. No obstante, fabricantes como Nissan creen que el conductor no será reemplazado en el corto plazo, y en este punto, algunos desarrollos buscan asistir a los humanos en el manejo de un auto.

Para evitar accidentes de tránsito provocados por el cansancio o la distracción del conductor, un grupo de investigadores crearon Harken, un sistema de sensores ubicados en el cinturón de seguridad y en la butaca del auto que permiten detectar de forma preventiva los primeros síntomas de fatiga.

La variación del ritmo cardíaco y la respiración son buenos indicadores del estado del conductor. Ante una modificación de estos valores, Harken puede emitir una alerta de forma previa a la aparición de los primeros síntomas de fatiga y cansancio“, dijo José Solaz, director de Innovación del Instituto de Biomecánica de Valencia, España.

Por el momento, HARKEN sólo ha sido testeado en circuitos cerrados, pero sus investigadores planean ponerlo a prueba en situaciones de manejo real. De esta forma, los investigadores esperan que este sistema no intrusivo pueda, una vez implementado en los vehículos comerciales, reducir la cantidad de accidentes provocados por la distracción o la fatiga frente al volante, estimado en 1,2 millones de incidentes con 38.000 muertos en 2008 en Europa.

fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario