Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

Hacer deporte mejora la calidad del sexo

En esa afirmación concluyen los resultados de múltiples investigaciones científicas, que instalan un nuevo estímulo para quienes no se deciden a practicar deportes por sus efectos más convencionales: mejorar el estado físico y psíquico, prevenir las enfermedades cardiovasculares y la diabetes y adelgazar. Según pulica hoy el diario La Nación, días atrás, investigadores del Departamento de Urología de la Universidad de Emory de los Estados Unidos , publicaron los resultados...

En esa afirmación concluyen los resultados de múltiples investigaciones científicas, que instalan un nuevo estímulo para quienes no se deciden a practicar deportes por sus efectos más convencionales: mejorar el estado físico y psíquico, prevenir las enfermedades cardiovasculares y la diabetes y adelgazar.

20120413-082507.jpg

Según pulica hoy el diario La Nación, días atrás, investigadores del Departamento de Urología de la Universidad de Emory de los Estados Unidos , publicaron los resultados de un estudio que indagó la vida sexual de hombres sanos menores de cuarenta años. “Distintos estudios ya habían evaluado la relación entre la práctica de actividad física y la función eréctil en hombres obesos o de edad, pero el nuestro determinó esta conexión en hombres jóvenes y saludables”, afirmó Chad Ritenour, coautor del estudio y director del Centro de Salud Masculina de Emory en un documento de la Universidad estadounidense.

Tras analizar la función eréctil, orgasmo y satisfacción sexual de los participantes, los científicos concluyeron que los mejores resultados correspondieron a quienes practicaban deporte intensamente, con un gasto calórico superior a las 1400 kilocalorías semanales (correr de ocho a diez kilómetros por hora implica gastar 500 calorías).

Sexo al laboratorio

Los beneficios de la actividad física no alimentan discriminación sexual alguna: investigadores de la Universidad de Ankara, Turquía, demostraron que el ejercicio regular incrementa el flujo sanguíneo en el clítoris y mejora la función sexual femenina.

Sin prejuicios, 25 jugadoras de voley de 20 a 45 años, sexualmente activas y que entrenaban un mínimo de cuatro horas diarias respondieron a un cuestionario sobre su vida sexual y se sometieron a una ecografía Doppler que midió su caudal sanguíneo clitorídeo.

Los científicos turcos compararon los resultados con los obtenidos por mujeres sanas de la misma media de edad pero que limitaban su vida deportiva a dos horas semanales.

Según los resultados publicados en el Journal of Sexual Medicine , el ejercicio regular incrementa el flujo sanguíneo en el clítoris, un órgano sexual eréctil que interviene activamente en la regulación del placer femenino durante la excitación y orgasmo. Sumado a la multiplicación de endorfinas -las hormonas del placer- que se liberan durante la práctica de ejercicios, las deportistas evidenciaron mejor vida sexual que sus pares menos activas

“Practicar deportes te llena de endorfinas y te da un cuerpo flexible que favorece tu predisposición a enroscarte con alguien”, dice Mercedes Bernardez, profesora de educación física y artista plástica. “Hay que cuidar el envase, porque si no estás conforme con tu cuerpo te da cierta cosa meterte en la cama con alguien; en cambio si estás contento con tu cuerpo te dan ganas de compartirlo. Es un efecto dominó”.

Además de los beneficios que se conocen sobre practicar deportes, ahora se suma el sexual. Foto: Archivo
Dominó de placer

“La sexualidad humana es compleja y juegan en ella cuestiones emocionales, conductuales y creencias”, aclara el doctor Hernán Delmonte, médico deportólogo y cardiólogo de la Fundación Universidad Dr. René Favaloro. Pero un condimento que no puede fallar, especialmente en hombres: una saludable circulación sanguínea. El daño arterial puede desarmar hasta al más cuidado escenario erótico.

Delmonte resalta el poder preventivo de un mínimo de 30 minutos diarios de actividad física y enumera sus múltiples beneficios:

Incrementa la producción de oxido nítrico, un potente vasodilatador, necesario para dilatar los lechos vasculares de los cuerpos cavernosos del pene y del clítoris
Actúa sobre la estructura y función de las células endoteliales, protegiendo las paredes arteriales
Mejora la composición corporal: reduce el porcentaje graso y aumenta el magro
Ayuda a dormir mejor, elevar la autoestima y reducir la depresión, que es causa frecuente de la disminución de deseo y de la disfunción eréctil
Libera endorfinas, que estimulan la sensación de placer
Receta natural

De acuerdo con los datos relevados por el equipo de la División Urología del Hospital de Clínicas de la UBA entre el 41 y el 49% de los hombres mayores de 50 años presentan algún tipo de disfunción sexual, que exige distintos abordajes e intervenciones terapéuticas. No obstante, el estilo de vida no es ajeno a su resolución

Investigadores de la Universidad de Catania, Italia, publicaron una revisión de la literatura médica que partió de un dato puntual: la disfunción eréctil -dificultad para alcanzar o mantener una erección- incrementa con los años y recibe el impacto negativo de la inactividad física, que también avanza con los años. Optimistas, encontraron la receta para revertir ambos problemas: una combinación de dieta mediterránea y actividad física. La fórmula -natural, económica y de fácil aplicación- ayuda a disminuir la grasa visceral, mejora la función vascular y controla la hipercolesterolemia, el sobrepeso y la hipertensión, factores que amenazan a la sexualidad masculina.

Comentarios

Ingresa tu comentario