Hacen cambios para mejorar la seguridad en varias esquinas peligrosas

Estrechamiento de calzada, desvíos o isletas son algunas de las modificaciones que se hicieron hasta ahora en 66 cruces

(CABA) Por un lado, hay cruces confusos o mal ubicados, veredas angostas, avenidas anchas sin descansos intermedios y tránsito intenso, con conductores que no respetan la prioridad peatonal. Y por el otro, gente que cruza por lugares prohibidos o distraída con su celular o con auriculares. El resultado de esta combinación es que de los 92 muertos en siniestros viales durante 2015, hubo 33 peatones.

Desde el Gobierno de la Ciudad admiten el problema. Y explican que están realizando una serie de intervenciones en esquinas conflictivas, para que sean más seguras. Lo que hacen es incorporar elementos de “traffic calming” o tránsito calmado, como estrechamientos de calzada, desvíos, isletas, rotondas o demarcaciones con pintura. El objetivo es orientar el tránsito y que los conductores bajen la velocidad. Otra estrategia es observar por dónde cruza naturalmente la gente, para reubicar las sendas en forma acorde.

Fernandez-Mercedes-Arenales-Devoto-Ademas_CLAIMA20160828_0200_17

Un ejemplo es la convergencia de Diagonal Sur con Alsina y Perú, en cuyo centro está el monumento al General Roca. Antes, los autos y colectivos pasaban y doblaban a alta velocidad. Los peatones bajaban a la calzada y cruzaban por lugares no habilitados. Algunos usaban al monumento de descanso, aunque éste no tenía vereda. Como parte de la intervención, le construyeron una que quedó conectada con nuevas sendas peatonales. Y otra senda ya existente fue reubicada. Además, en medio de Diagonal Sur pusieron una isleta para que se pueda cruzar la avenida en dos tiempos. En total se ganaron 236 m2 para el peatón.

Los especialistas en seguridad vial sostienen que este tipo de acciones son positivas. “En la avenida Ramos Mejía, que es la que corre junto a las estaciones de tren en Retiro, la gente siempre cruzó por cualquier lado. Los peatones siempre buscan el lugar más cómodo para hacerlo y a veces ven al cordón como un obstáculo. Ahora ensancharon las sendas peatonales y a su altura alinearon el nivel de la vereda con el de la calzada. El lugar del cruce quedó más notorio y nivelado y ahora la gente tiende naturalmente a usarlo. Este tipo de intervenciones son útlies”, explica Gustavo Brambati, subgerente de Seguridad Vial de Cesvi.

Otro recurso, dice Brambati, es demarcar bolsones de espera en lugares donde la gente habitualmente invade la calzada. “Es una infracción que el peatón baje a la calle, pero que en algunos puntos se genera naturalmente. Por otra parte, cuando el conductor empieza a ver que los cruces están bien organizados y las sendas están bien demarcadas, también empieza a respetar la prioridad peatonal en forma natural”, opina el experto.

Fernandez-Enciso-Mercedes_CLAIMA20160828_0199_17

Hasta el momento, la Secretaría de Transporte de la Ciudad intervino 66 cruces problemáticos en 12 ejes: Diagonal Norte; Diagonal Sur; las cinco esquinas de Libertad, Juncal y Quintana; Warnes; San Martín; Fernández de Enciso; Emilio Castro y Larrazábal; Brandsen; Bolívar; Escalada; Gascón, y Bartolomé Mitre y Larrea. En total, se sumaron 17.060 m2 para los peatones, un espacio equivalente a dos estadios de fútbol. Entre octubre y fines de 2017, proyectan intervenir otras 40 intersecciones. Y el presupuesto estimado de acá a 2019 para hacerlas es de $ 84 millones. “Buscamos readecuar los cruces para que sean a prueba de error -explica el secretario de Transporte porteño, Juan José Méndez-. Para eso, les cambiamos el diseño en función de los cruces naturales, que son por donde la gente tiende a cruzar más allá de dónde esté ubicada la senda peatonal. Se trata de obras de rápida ejecución y bajo costo”. NT