Buenos Aires, 23/04/2017

Vera y Solanas se proclaman como la opción a Macri y Massa

Sus rivales los etiquetan como los “laudatistas” por su vínculo con el papa Francisco. Aseguran que su espacio político lucha contra la corrupción.

(CABA) Sus rivales los etiquetan como los “laudatistas”, para pegarlos a una cuestión que –sin embargo– ellos reivindican como la hoja de ruta de su acción: la encíclica Laudato Si, del Papa Francisco, al amparo de la cual quieren recrear una propuesta política.

En ese espacio, todavía sin nombre propio, abrevan el senador nacional Fernando “Pino” Solanas y el legislador porteño Gustavo Vera, estrechamente ligado al Papa. Se proclaman como la opción a Mauricio Macri y Sergio Massa y quieren recrear un espacio progresista nacional, pero –aclaran– “sin corrupción”.

–¿Son los “laudatianos” o el partido del Papa, como se dice?
–(Vera) Durán Barba (el gurú ecuatoriano que asesora al PRO) me nominó como vocero del Papa, que no lo soy. Sí soy laudatista, claramente.

–Invocan siempre a Francisco, pero a la inversa ¿hasta dónde llega el compromiso de él con ustedes?
–(Vera) Él hizo la encíclica Laudato Si, para los cristianos, musulmanes, ateos, agnósticos, para todos los hombres de bien y ha logrado que sea un punto de encuentro. Francisco se pone contento de que haya personas que se tomen en serio Laudato Si y que traten de transformar el mundo, su país, su pueblo, con esos ejes, como queremos hacer nosotros.

–Justamente, hay quienes les achacan apropiarse de la popularidad del Papa.
–(Vera) Los que lo hacen son Durán Barba y (el espía Jaime) Stiusso, que responden a la CIA y al complejo militar industrial y están perdiendo negocios multimillonarios desde que Francisco ha recreado un consenso mundial a favor de la paz. El Papa les taponó la posibilidad de inventar guerras, como venían haciendo, y nucleó a líderes en torno al cambio climático, los refugiados, la esclavitud, y la paz. Eso les preocupa a los Durán Barba y a Marcos Peña, que es su monaguillo, a (Patricia) Bullrich, que es el Mossad, y a (Federico) Sturzenegger y (Carlos) Melconian, que dirigen a funcionarios que trabajaron para los fondos buitre y reportan a Paul Singer. Esos son los que nos critican, en una campaña anti Papa y todo lo que esté cerca de él.

–¿Buscan reflotar en algún modo lo que no pudo ser Unen?
–(Solanas) Lo nuestro tiene contenidos mas profundos. Unen fue la típica alianza táctica y electoral, que al año ya tenía una crisis feroz por sus contradicciones internas. Esto, bajo el paraguas laudatista, es infinitamente más coherente y superior. Laudato Si es el cuestionamiento más severo a la civilización del consumo y la desigualdad.

–¿A quiénes convocan y con qué límites?
–(Solanas) Pretendemos un movimiento amplio. Todos los espacios políticos están en crisis, en descomposición, y eso se traduce en nuevos nacimientos. Del votante inicial de Cambiemos, a ese 20 por ciento que se agregó en el balotaje, los resultados de estos primeros meses de gestión han producido un movimiento interno tremendo. No me cabe duda de que mucha de esa gente ya se fue de ahí, frente a la evidencia de la ejecución del proyecto neoconservador de siempre. No hubo una sola medida a favor de las grandes mayorías. Todo para el campo. A eso le oponemos el paraguas generoso de Laudato Si, que nos dice: basta de descartados sociales. Este es el espacio de los honestos. Las puertas están abiertas, pero acá no tiene cabida nadie que tenga una mancha.

–Hablan de una tercera vía. ¿A qué escenario se refieren?
–(Vera) El establishment trata de instalar que no hay vida fuera de Macri y Massa, que plantean el mismo país, basado en la agroexportación y dejar al 30 por ciento de los argentinos fuera. No comulgamos con eso. Queremos reindustrialización, mercado interno, soberanía económica. Ya sumamos a (Julián) Domínguez, (Rubén) Giustiniani, Jorge “Huevo” Ceballos y al sindicalista Omar Plaini (canillitas), además de muchos intendentes. Reconstruimos el campo popular desde la ejemplaridad. Lo que enseñó la última elección es que no puede haber choros en nuestras filas. Hay varios que le tienen miedo a los carpetazos. A nosotros no nos importa eso, porque estamos ¬limpios. NR

solanas y vera2
Fuente: lavoz

Comentarios

Ingresa tu comentario