Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Gustavo Vera en Bici por el barrio de Flores

(CABA) El legislador porteño Gustavo Vera siempre es noticia. Famoso por ir a trabajar con una bien usada Zanella; por donar parte de su sueldo mensual a organizaciones que lo necesitan; por su amistad con el Papa Francisco (fue uno de los pocos que logró fotografiarse cenando con el Papa) o por ser uno de los pocos legisladores fuera de ECO en apoyar en el ballotage a un supuesto “perdedor”...

(CABA) El legislador porteño Gustavo Vera siempre es noticia. Famoso por ir a trabajar con una bien usada Zanella; por donar parte de su sueldo mensual a organizaciones que lo necesitan; por su amistad con el Papa Francisco (fue uno de los pocos que logró fotografiarse cenando con el Papa) o por ser uno de los pocos legisladores fuera de ECO en apoyar en el ballotage a un supuesto “perdedor” como Martín Lousteau.
Gustavo Vera es raro. Muy raro. Como cuando el cronista de parabuenosaires.com lo vio pasar en bicicleta por avenida Directorio este fin de semana. “Lo perseguimos tres cuadras corriendo y cuando ya se nos escapaba, el semáforo de Rivera Indarte se puso en rojo y Vera lo respetó”. Fue ahí cuando parabuenosaires.com le pidió la fotografía que ilustra este artículo. Con gorra, jeans y una bicicleta rudimentaria para un legislador (lejos de una Folder plegable), Vera aceptó, esbozó una sonrisa y “nos presentó a su joven hijo, a quien le dimos la mano”.
Esta semana, el legislador Gustavo Vera continua con una labor parlamentaria dura y difícil. Está preparando la tercera denuncia de talleres clandestinos textiles en la Ciudad de Buenos Aires, pidiendo en varios casos la interpelación de varios funcionarios porteños. Para eso entrena, cuando puede, lejos de las bicisendas, los fines de semana. Será cuestión de pedalear duro…

Comentarios

Ingresa tu comentario