Buenos Aires, 25/05/2017

Grindetti no se puede despegar

El titular de la Procelac, Carlos Gonella, le remitió al juez Casanello la denuncia de Leandro Santoro contra el intendente de Lanús

(PBA) El juez federal Sebastián Casanello sumó un nuevo elemento en la causa por presunta omisión en sus declaraciones juradas abierta contra Mauricio Macri luego de que se conociera su vínculo con dos sociedades radicadas en paraísos fiscales. El magistrado incorporó al expediente la denuncia contra el intendente de Lanús Néstor Grindetti por la posible relación entre una emisión de bonos que realizó el gobierno porteño en 2010 y su designación como apoderado de una empresa fantasma en Panamá y de una cuenta en un banco en Suiza.

La denuncia contra Grindetti fue remitida al juzgado de Casanello por el titular la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Carlos Gonella. El intendente de Lanús y ex ministro de Hacienda de la ciudad de Buenos Aires fue denunciado por el ex candidato a vicejefe de gobierno porteño Leandro Santoro, quien solicitó que también se investigado Macri.

Macri ya estaba bajo investigación de Casanello a raíz de la denuncia que hizo el diputado del Frente para la Victoria Darío Martínez, cuando se conoció su vinculación con dos empresas radicadas en paraísos fiscales: Fleg Trading, la sociedad creada en Bahamas en 1998 en la que el Presidente fue director, y Kagemusha, constituida en 1981 en Panamá, y que según el Registro Público de ese país tiene a Macri como vicepresidente. Tras la presentación de Martínez, el fiscal Federico Delgado impulsó la acción penal y solicitó a Casanello distintas medidas para determinar si Macri cometió un delito al no mencionar estas empresas en sus declaraciones juradas.

En la denuncia que formuló contra Grindetti ante la Procelac, Santoro hizo referencia a esa causa en trámite en el juzgado de Casanello y también a la presentación que realizó Eduardo Barcesat para que Macri sea investigado por presunta evasión fiscal agravado y lavado de activos. Gonella decidió por eso remitírsela a Casanello.

Santoro pidió que Grindetti sea investigado por lo que salió a la luz con los Panama Papers: que el ex ministro de Hacienda porteño manejó entre 2010 y 2013 la empresa panameña de dueños desconocidos Mercier Internacional SA y también una cuenta de esa sociedad en el banco Clariden Leu AG, con sede en la ciudad suiza de Zurich.

Grindetti obtuvo un “poder especial” para manejar esa firma pocos meses después de que el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, entonces a cargo de Macri, colocara en el mercado los bonos Tango Serie 8. Aquella emisión de deuda estuvo rodeada de sospechas porque la se realizó a una tasa de interés del 12,5 por ciento, muy superior a la que entonces consiguieron otras provincias que emitieron bonos, y se pagó el equivalente al 2 por ciento de la operación, una cifra ocho veces mayor a la que pedían otros agentes financieros. La administración macrista obtuvo 475 millones de dólares que supuestamente serían para extender las líneas de subte A, B y H, pero que al final se usaron con otros fines porque las obras no estaban siquiera licitadas.

Para emitir los bonos Tango Serie 8 el gobierno porteño contrató de manera directa al banco Credit Suisse y KBR Corporate Finance, una firma sin mayor trayectoria en el mercado que tenía entre sus directores a Edgardo Srodek, quien fue jefe de campaña del PRO en la provincia de Buenos Aires en las elecciones de 2005, aportante de la campaña macrista en 2007, y hermano de Jorge Srodek, entonces diputado provincial por ese espacio político. El banco Credit Suisse, a su vez, controlaba al Clariden Leu AG, en el que justamente Grindetti pasó a operar al poco tiempo una cuenta radicada en Suiza.

Santoro expuso en su denuncia ante la Procelac su sospecha de que hubo una maniobra de lavado de dinero que luego fue destinado a financiar la actividad política del PRO. Ahora la palabra la tiene Casanello. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario