Buenos Aires, 15/12/2017, edición Nº 1857

Greenpeace lleva su teléfono rojo al Congreso nacional

Los ambientalistas exigen la urgente sanción de la Ley de Gestión de Residuos Electrónicos que está hace más de 4 años en el Congreso de la Nación sin ser aprobada. (Ciudad de Buenos Aires) Greenpeace envió la semana pasada, a los Diputados de la Nación, un kit con una pinza y un instructivo para desactivar la “pila bomba” que representa la basura electrónica. Este jueves la agrupación se apareció por...

Los ambientalistas exigen la urgente sanción de la Ley de Gestión de Residuos Electrónicos que está hace más de 4 años en el Congreso de la Nación sin ser aprobada.

(Ciudad de Buenos Aires) Greenpeace envió la semana pasada, a los Diputados de la Nación, un kit con una pinza y un instructivo para desactivar la “pila bomba” que representa la basura electrónica. Este jueves la agrupación se apareció por el Congreso con su Teléfono Rojo gigante “para que la gente se comunique” con los legisladores.

Temen que el proyecto en cuestión, que cuenta con media sanción del Senado de la Nación, perdería estado parlamentario a fin de año y volvería a foja cero. “Argentina no cuenta hoy con un sistema de gestión ambientalmente adecuado para poder tratar este tipo de basura, lo que está generando una bomba de tiempo que debe ser desactivada, es indispensable una ley de “Basura Electrónica” que separe a los residuos electrónicos del flujo de la basura común” señaló Consuelo Bilbao, Coordinadora de la Unidad Política de Greenpeace.

El “kit anti bomba” enviado a los legisladores, continua la demanda iniciada por los activistas la semana pasada, cuando llevaron al Congreso de la Nación una pila gigante caracterizada como una bomba de tiempo con la leyenda “Diputados desactiven la bomba, aprueben la Ley de Basura electrónica ya”. En promedio, cada argentino genera 3 kilogramos de basura electrónica por año, lo que representa unas 120 mil toneladas anuales. El ritmo, el nivel de consumo y descarte de estos aparatos son alarmantes a nivel mundial y a nivel local.

El proyecto de ley de basura electrónica establece la responsabilidad legal y financiera de los productores de artefactos eléctricos y electrónicos sobre la gestión de los residuos que generan sus propios productos, y la prohibición de sustancias tóxicas en la fabricación de nuevos aparatos. También promueve el establecimiento de un sistema nacional para la reutilización y el reciclado de este tipo de residuos, para que sus materiales vuelvan a formar parte del proceso productivo y no terminen en basurales contaminando el suelo, las napas de agua y el aire. (LATAM)

Comentarios

Ingresa tu comentario