Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

Gran final de Polo en la Catedral de Palermo

(CABA) Acostumbrados a la historia grande y a los duelos electrizantes, sobre todo en la última década. Será la octava vez, desde 2005, que chocarán en el partido que le quita el sueño a todo polista, que desvive a todo aficionado a este deporte y que convoca, cada diciembre, a unos 15.000 espectadores, agotando, como local, las entradas. Es como la final de un Mundial de la disciplina, un lujo...

FINAL PALERMO POLO

(CABA) Acostumbrados a la historia grande y a los duelos electrizantes, sobre todo en la última década. Será la octava vez, desde 2005, que chocarán en el partido que le quita el sueño a todo polista, que desvive a todo aficionado a este deporte y que convoca, cada diciembre, a unos 15.000 espectadores, agotando, como local, las entradas. Es como la final de un Mundial de la disciplina, un lujo que sólo puede darse anualmente el polo argentino y en su escenario emblemático: Palermo. La Catedral.

La Dolfina y Ellerstina definirán hoy, desde las 16.30, en la cancha N° 1, el 121er Campeonato Argentino Abierto HSBC . Nunca será un partido más. Como aquel que sostuvieron en 2009, la definición perfecta de los 80 goles. Tampoco lo será éste, porque encierra circunstancias especiales. La Dolfina busca igualar una marca que tiene casi 40 años, como lo es ganar la Triple Corona dos veces consecutivas, para ponerse a la par del mítico Coronel Suárez (1974-75; también lo logró en 1972 y 1977) y lleva un invicto de 21 partidos seguidos tomando los tres torneos más importantes del planeta. No pierde desde… el 8 de diciembre de 2012, cuando precisamente en la final de Palermo, Ellerstina le dio un golpe de esos que no se olvidan (12-10). Puede interpretarse como que el partido tendrá el valor agregado de tomarse como una suerte de revancha de aquel desenlace, ya que doce meses atrás Ellerstina quedó fuera de juego al ser sorprendido por Alegría en la definición de zona.

Ellerstina, que en tres oportunidades (2005, 2007 y 2009) llegó a este encuentro en condiciones semejantes, de obtener la Triple Corona, y le tocó caer ante Cambiaso, busca dar uno de los grandes golpes de los últimos tiempos. Como aquel de 2012, pero en rigor, superior, por lo que viene jugando La Dolfina y también porque, se entiende, esta vez no tomará desprevenido ni excesivamente confiado a su clásico rival.

Faltará a la cita un ganador nato como Mariano Aguerre (9 títulos), que no se recuperó de una lesión de hombro. Aunque Ellerstina se reacomodó muy bien, con Nico Pieres de 3 y la entrada del sudafricano Nachi Du Plessis como back. Alcanzando el equipo, en Palermo, un rendimiento en ascenso, lo que lo posiciona con chances concretas y a la expectativa.

Los caballos son un tema: los de La Dolfina tienen un descanso de tres días más, ya que Ellerstina jugó su semifinal el martes pasado. Sin embargo, su utilización fue dosificada y no presentan más que los dolores lógicos a esta altura del año. Se verá la respuesta en un día que se anuncia con mucho calor, un detalle no menor en cuanto a la pesadez de los montados y su reacción.

Vuelve el clásico, la final mundial a cancha llena. Con La Dolfina listo para hacer más grande su historia; con Ellerstina dispuesto a provocar otro de esos impactos movilizantes.

(Fuente La Nación)

Comentarios

Ingresa tu comentario