Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Gran aumento en el precio de las cocheras

Hasta $ 1.500 por mes

estacionamientos porteños

(CABA) Aún cuando no se dio inicio a las paritarias del gremio, algunos garajistas comenzaron a aumentar los precios de las cocheras en los barrios. De $ 800 a $ 900, de $ 1.100 a $ 1.300 y hasta $ 1.500 ya se está pidiendo por mes. Todo depende del barrio y de la demanda en una Ciudad que cada vez tiene más autos y menos lugares para estacionar. Lo cierto es que el panorama pinta complicado para los usuarios, que enfrentan un nuevo aumento.

Ya durante 2013 las cocheras habían aumentado, en los barrios con mas demanda y los de mayor poder adquisitivo, hasta un 40%. Incluso en zonas como Puerto Madero, Recoleta o Retiro, los incrementos llegaron al 50%. Mientras que en los de clase media (como por ejemplo Caballito, Congreso, Balvanera, Flores, San Telmo, Floresta, Chacarita o Villa Urquiza) las subas fueron de casi 30%. El año pasado los trabajadores del sector firmaron una mejora en sus sueldos del 29%. Lo que se trasladó automáticamente al costo de las cocheras.

Estamos a pocos días de iniciar las negociaciones por paritarias. Junto con el ABL, son los factores que inciden directamente sobre el costo de las cocheras. Pero este año se suman los fuertes aumentos que hubo en el precio de los autos, que encarecen también los seguros que pagan los garajistas”, advirtió Eduardo Sánchez, presidente de la Cámara de Garajes y Estacionamientos (AGES). “Casi el 100% de los garajes tiene seguros, el problema es que un auto de alta gama que costaba $ 500.000 ahora está valuado casi en un millón. Incluso uno de los autos más baratos y más vendidos del mercado ya cuesta $ 120.000. Este tema, y la situación económica general, quita mucha rentabilidad a los negocios”, opinó. Sánchez estima que “hoy una cochera tendría que costar, como mínimo, $ 1350 en cualquier barrio de la Ciudad, independientemente de la demanda. Quitando los impuestos, le estaría dejando al garajista unos $ 30 por día”.

El costo de los sueldos es el mayor componente en relación a los precios de las cocheras. Pero también están las cargas sociales, el mantenimiento, los seguros y el ABL. Desde 2012 venimos soportando aumentos del 100 o del 200 por ciento de este impuesto y todos sabemos que San Telmo no ha mejorado, ni está mas limpio ni mejor cuidado”, opinó el propietario de un garaje de San Juan al 400. “No todos los aumentos son trasladados a los usuarios. En general los garajes de barrio son emprendimientos familiares y nosotros también sufrimos las consecuencias de la inflación”, dijo, y lamentó que muchos de sus clientes hayan dejado la cochera. “Me genera mucha impotencia cuando los clientes se van enojados. Quizá llevan 15 o 20 años, y de pronto terminan dejando los autos en la calle”.

En AGES tienen asociados que han recibido incrementos de hasta el 385% en las boletas de ABL en 2011 y 2012. Y detallan que desde 1998 cerraron casi 1.300 garajes en los barrios mas poblados, lo que implica unas 325.000 plazas menos.

Muchos se transformaron en torres de viviendas que nunca reemplazan con sus espacios de estacionamiento la cantidad que había en los garajes que desaparecieron. Y estiman que la peatonalización del Area Central también terminará expulsando a los propietarios de garajes, porque la rentabilidad bajó. A esto hay que sumar la cantidad de autos que se venden: según datos de ACARA (la cámara que agrupa a las concesionarias), solo entre los territorios de Ciudad y provincia de Buenos Aires, durante 2013 se patentaron más de 341.000 vehículos. Así, todo se retroalimenta: menos garajes, más autos, más demanda, más incrementos para los usuarios.

En Caballito tenemos cuatro garajes en dos manzanas. Es bueno, porque somos muchos los vecinos que decidimos no “guardar” el auto en la calle, pero creo que los garajistas deberían ser más prudentes con los precios”, contó José Luis Villaveirán, vecino del barrio. En octubre pagaba $ 690, de noviembre a febrero desembolsó $ 750 y desde marzo, ya le anunciaron en que pagará $ 900. “Así, los comerciantes contribuyen a la espiral inflacionaria. Cuál es el componente “dólar” de la estructura de costos de un garaje”, se pregunta José Luis, que reclama además un acuerdo de valores entre la Secretaría de Comercio y la cámara que agrupa al sector, que no está regulado.

Comentarios

Ingresa tu comentario