Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Golpearon en un boliche de Costanera al hijo del “Pichi” Mercier

(CABA) No es la primera vez que el personal de seguridad de un boliche se ve involucrado en un hecho de violencia. En la madrugada de este domingo le tocó sufrir este mal al hijo del “Pichi” Mercier, volante de San Lorenzo, quien recibió una brutal golpiza por parte de los “patovicas” de un establecimiento nocturno de la Costanera. El sitio DiaroVeloz pudo hablar con Romina Vieira, la madre del...

pichi mercier

(CABA) No es la primera vez que el personal de seguridad de un boliche se ve involucrado en un hecho de violencia. En la madrugada de este domingo le tocó sufrir este mal al hijo del “Pichi” Mercier, volante de San Lorenzo, quien recibió una brutal golpiza por parte de los “patovicas” de un establecimiento nocturno de la Costanera. El sitio DiaroVeloz pudo hablar con Romina Vieira, la madre del joven, quien decidió contar su relato para que no sigan sucediendo estos episodios.

“Mi hijo no puede abrir un ojo porque le cortaron el párpado”, detalló Vieira, quien no se mueve del lado de su hijo, internado en una clínica privada. Franco, de 17 años de edad, fue atacado violentamente por personal de seguridad de la disco bailable “Privilege”. Los agresores, después de golpearlo, lo abandonaron en la vía pública.

El incidente habría comenzado con una disputa dentro del boliche. La madre del joven relató: “Mi hijo fue a un cumpleaños. Cuando se estaba yendo con la novia tuvo un altercado con una persona que no conocía. La persona lo increpó. El pibe le pegó, él se lo quiso sacar de encima”. En ese momento habrían llegado los patovicas que no midieron su fuerza e hirieron gravemente al hijo del futbolista.

Según las palabras que pudo intercambiar Romina Vieira con su hijo, llegó a averiguar que él les habría dicho a los agresores que tenía la intención de irse por su cuenta del local bailable. “No hace falta que me saquen”, les dijo el joven a los patovicas, que no hicieron caso a sus palabras y lo tomaron del cuello y lo golpearon brutalmente antes de echarlo del boliche.

Tras el ataque, el adolescente fue arrojado a la calle. En el estado en que se encontraba, debería haber recibido asistencia médica, pero ningún responsable del local se hizo cargo de la situación. El hijo del mediocampista intentó conseguir un taxi, pero los conductores no se detenían a causa de su aspecto. La novia del joven, quien se encontraba con él, pudo conseguir, finalmente, que los trasladaran del lugar.

“Hicimos la denuncia en la comisaría 45, pero no era su jurisdicción porque eso pasó en Salguero”, contó Vieira. Sin embargo, la esposa del “Pichi” Mercier resaltó que “se acercó gente de la Policía Metropolitana” para tomarles declaración. La madre del joven agredido busca que “se pongan cámaras” en estos lugares nocturnos para así poder evitar episodios similares. Además, destacó: “Mi hijo hoy los puede reconocer (a los agresores)”.

El boliche en cuestión ya cargaba con una clausura en junio de 2012, a causa de una serie de irregularidades administrativas.

Comentarios

Ingresa tu comentario