Buenos Aires, 23/07/2017

GNC: Por la suba de costos y la caída de ventas, temen el cierre de estaciones

Las más perjudicadas son las que solo venden ese combustible, que aseguran no llegar a cubrir los gastos tras los aumentos de servicios

(CABA) El mercado del GNC se encuentra en una situación complicada desde varios frentes, tras los últimos aumentos de precios. Tanto, que después de algunas reuniones entre los representantes de las cámaras que agrupan a empresarios del sector con funcionarios del ministerio de Energía, pidieron una reunión con el propio Juan José Aranguren para tratar el tema. Sucede que el mercado atraviesa un momento complejo luego de los incrementos en los precios del gas y la electricidad, que perjudicaron tanto a usuarios como a empresarios del sector.

Cayeron las conversiones y las ventas de equipos se estancaron. Para las estaciones de servicio que solo venden ese combustibles, el alza de los valores pagados sumado al aumento general de precios, provocó además una baja drástica en los márgenes de rentabilidad y en el sector calculan que un 40%, cerca de 300 de esos locales en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano, podría verse obligado a cerrar.

Los problemas en el sector del GNC comenzaron a profundizarse desde enero pasado. Incluso antes de que fueran anunciados los aumentos del precio al público en los surtidores, las expectativas de los usuarios generaron una retracción en las conversiones. Las proyecciones de que ya no sería tan conveniente sumar a los autos nafteros un equipo de gas se hicieron realidad. A principio de año, el valor del GNC era apenas superior al 30% del de la nafta. Hoy, representa la mitad de ese valor, y en algunas ciudades del interior incluso la diferencia es mínima. El precio de los equipos también aumentó y esto provoca que en los cálculos de los usuarios, el ahorro que puede resultar de la conversión sea menor. En diciembre del año pasado, se calculaba que en un año se recuperaba el capital utilizado para comprar e instalar el equipo (que hoy cuesta entre $ 18.000 y $ 22.000) pero actualmente el tiempo se duplicó.

Para las estaciones de servicio el panorama es también oscuro. Los dueños de los locales más chicos que exclusivamente venden GNC (unos 50.000 m3 mensuales) aseguran que no llegan a cubrir los costos operativos, en cambio de las estaciones que además surten otros combustibles donde hay posibilidad de compensar.

 

Ante este panorama, y luego de varias reuniones entre privados, finalmente se coordinó una reunión donde será Aranguren quien reciba personalmente a los representantes de Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha), de la Cámara de Expendedores de GNC (Cegnc) y de la Cámara Argentina de GNC (Cagnc), que presentarán la situación en cada uno de sus segmentos. El encuentro será el próximo jueves al mediodía.

Además del pedido para que conjuntamente se analice la estructura de costos en el rubro, los empresarios tienen otra preocupación. Temen que en el invierno se replique el sitema de provisión de gas que ante mayor demanda de hogares, corta el suministro a grandes industrias, fábricas y al mercado del GNC en primer lugar. Por esto, además, pedirán audiencia con representantes del Enargas. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario