Buenos Aires, 20/11/2017, edición Nº 1832

Gastronomía y arte en un mismo lugar

Comienza el festival de cine culinario en la Alianza Francesa. Además, los restaurantes hacen muestras para ofrecer otras experiencias a sus clientes.

(CABA) Los restaurantes van más allá de la experiencia acotada al plato y la ambientación al incorporar arte. Además, son escenarios de festivales y novedosas “cinecenas“.

Es el caso de La Pescadorita, de Palermo: Marcos López es autor de la escultura del Sireno Rioplatense que custodia su entrada. Y adentro tienen La Sirena pero en forma de mural, de Pablo Cortés. Otro mural, el grito de (Alfred) Hitchcock, sorprende en el Café Shout, de Retiro. Sus dueños, Santiago Lambardi y Sebastián Maggi, ya habían llamado la atención con el lugar, que combina coctelería y comida a las brasas con cuadros.

El señorial restaurante del Circolo Massimo, en Recoleta, dentro de la aristocrática mansión de la familia Leloir, parece un lugar ideal para combinar arte y gastronomía. Sus salones conservan cuadros de fin del 1800 que reflejan personajes de la época y paisajes nacionales y de Venecia, entre otros. En una pared está escrita, en oro, la Constitución Nacional. Además, hay exposiciones y organizan un remate para noviembre. “Así como hay un menú, hay una curadora y es común verla trabajando incluso cuando hay clientes”, explica Julia Imas, a cargo de la comunicación del Circolo.

Otra modalidad es presentar menúes con muestras. Es el caso de El Casal, en San Telmo, que lo hace con la artista plástica Virginia Subinaghi.

Y la cocina es foco de festivales, como El Cine Cocina, en la Alianza Francesa, que arranca el sábado y se extiende hasta el 6 de noviembre. Habrá películas, fotos, talleres y banquetes temáticos. “A través de la comunicación artístico gastronómica se crean universos donde disfrutar lo mismo que al mirar un cuadro o una película”, señala Ode Vergos, a cargo del festival.

¿Imperdibles? El Somni, documental sobre el restaurante El Celler de Can Roca y los hermanos Roca y Un viaje de diez metros, sobre el enfrentamiento entre dos culturas a través de sus comidas. La novedad es que el festival llegará a las mesas con “cinecenas“: comidas en consonancia con la temática fílmica. Ejemplos: Cena Soul of a Banquet, de Christina Sunae (en el restaurante Cocina Sunae) o Cena Steak Revolution, por Juan Gaffuri (en Elena Restaurante). “Los grandes cocineros tienen una base artística y sensibilidad. Lograr un aroma tiene relación con el arte. Y los fotógrafos podemos reflejar eso”, explica el fotógrafo Eduardo Torres, partícipe del festival El Cine Cocina.

el cine cocina

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario