Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

Galperín: “Mercado Libre ayuda a democratizar el comercio minorista”

Mercado Libre actualmente es una de las empresas argentinas que mejor cotiza en el mercado bursátil internacional. (CABA) A Marcos Galperín no le preocupa demasiado la creciente inflación o la caída en las ventas del comercio minorista en la turbulenta economía argentina de los últimos meses. “Lo que más importa en nuestro negocio es la cantidad de gente que utiliza Internet” para comprar cosas, dice el CEO de Mercado Libre,...

Mercado Libre actualmente es una de las empresas argentinas que mejor cotiza en el mercado bursátil internacional.

Galperin_-_IMG.jpg_33444657

(CABA) A Marcos Galperín no le preocupa demasiado la creciente inflación o la caída en las ventas del comercio minorista en la turbulenta economía argentina de los últimos meses.

Lo que más importa en nuestro negocio es la cantidad de gente que utiliza Internet” para comprar cosas, dice el CEO de Mercado Libre, la plataforma de comercio electrónico más grande de Latinoamérica. La empresa tiene 2.300 empleados, incluyendo 900 en la Argentina y 600 en Brasil, y opera además en Chile, Venezuela, Colombia y México.

El tipo de negocio al que se dedica Galperín (42) está en auge en estos días en el mundo. Hace dos semanas, el sitio de e-commerce chino Alibaba se lanzó oficialmente en la Bolsa de Nueva York en lo que resultó ser la mayor oferta pública inicial de acciones en la historia: recaudó 22.000 millones de dólares y alcanzó un valor de mercado de 220.000 millones, más que Facebook.

Mercado Libre (Meli) vale 5.000 millones de dólares en la Bolsa neoyorkina, lo que ya la ubica en el ranking de las 10 mayores empresas argentinas por capitalización bursátil, a una cuarta parte del valor de YPF o un quinto de Tenaris.

Galperín, que fundó Mercado Libre hace 15 años en el garage de la empresa de su familia, dueña de Sadesa, la mayor curtiembre de la Argentina, ve un futuro de mayor crecimiento para el e-commerce.

El comercio electrónico está ganando posiciones de mercado dentro del total del comercio minorista. Pero en la Argentina todavía es el 5%, comparado con el 15% en Estados Unidos”, dice.

Los números de Meli reflejan el boom de las compras online en Latinoamérica. La empresa tuvo ingresos por US$500 millones en 2013 y proyecta 700 millones este año. Tiene las ventaja de operar en una región donde está todo por hacerse, pero también están los riesgos de la inestabilidad económica.

En el segundo trimestre de este año, por ejemplo, Mercado Libre sufrió una pérdida contable de 50 millones de dólares, al computar en su balance un valor más realista para el bolivar venezolano que el subvaluado tipo de cambio oficial.

El inversionista en Mercado Libre tiene que saber que tenemos exposición en las monedas locales”, advierte Galperín, a quien se le ocurrió la idea de replicar en Latinoamérica el negocio de eBay, el pionero del e-commerce en el mundo, cuando estaba estudiando en California a fines de la década de 1990.

Las dos empresas se asociaron durante cinco años, hasta 2006. Ahora compiten en varios países, aunque eBay retiene un 19% del capital en Mercado Libre.

Con eBay somos socios y competidores al mismo tiempo”, confirma Galperín.

Al poco tiempo de comenzar, Mercado Libre tuvo que atravesar el estallido de la burbuja puntocom y la proliferación de sitios similares, como suele ocurrir en la economía digital, en la que las barreras de entrada son bajas al comienzo.

Cuando empezamos, había decenas de competidores. En cada país había 4 o 5”, recuerda Galperín. Pero los efectos de red, gracias a los cuales en Internet el ganador se lleva todo, finalmente favorecieron a Mercado Libre.

Los efectos de red, reconoce Galperín, le dan una ventaja importante al líder. Pero no es una ventaja definitiva, en la que se pueda confiar demasiado”.

Eso lo experimentó eBay en carne propia en su conquista del enorme mercado chino. En 2003 era el líder con el 80%, pero al año siguiente tenía el 50%. Alibaba la desplazó a tal punto que, en 2007 y con apenas 7% de participación de mercado, la estadounidense tiró la toalla y se retiró de China.

Para impulsar el negocio de Mercado Libre, Galperín está mirando siempre qué hacen sus competidores. Las plataformas de pagos y envíos es parte de ese ejercicio. Ahora está planeando abrir la plataforma para que desarrolladores independientes puedan implementar sistemas y aplicaciones para compradores y vendedores.

En la región hay 150.000 personas que viven de vender en Mercado Libre, se enorgullece Galperín, quien sostiene que empresas como la suya “ayudan a democratizar el comercio minorista”.

Como muchas otras empresas de Internet, Mercado Libre también quiere entrar a las pantallas de los smartphones para que los consumidores puedan hacer compras a través de sus teléfonos. Se trata de ocupar todos los canales posibles antes de que algún competidor lo haga. “Esto recién empieza”, se entusiasma.

Comentarios

Ingresa tu comentario