Buenos Aires, 17/08/2017, edición Nº 2076

Gabriela Kosoy: “debemos realizar medicina preventiva en relación al embarazo no planificado”

Más de la mitad de las mujeres con embarazo no planificado usaban algún método anticonceptivo. Al respecto opina la médica ginecóloga de la Sección Adolescencia del Departamento Materno Infantil del Hospital Rivadavia.

Escribe Gabriela Kosoy

(CABA) Más del 40% de los embarazos en el mundo son no planificados, En Latinoamérica, este número asciende al 58% y en mujeres jóvenes puede llegar, según la región, al 70 % y continúa aumentando año a año. Lo llamativo es que la mayor parte de ellas se encontraban utilizando algún método anticonceptivo en el momento de quedar embarazadas, lo que hace más preocupante la situación.

En Argentina, se calcula que la tasa de embarazo no planificado es es de más del 50%. Por otra parte, el embarazo no planificado y su consecuencia el aborto inseguro, provoca un alto índice de mortalidad materna, que son aquellas muertes de mujeres que ocurren durante el embarazo, en el parto o durante el puerperio. En 2013 la tasa de mortalidad materna fue de 32 muertes cada 100,000 nacidos vivos (278 en total) ,18% del total de muertes maternas fueron por embarazos terminados en Aborto.

El 50% de las muertes por embarazo terminados en Aborto, correspondían a mujeres entre 15 -29 años, entre ellas 9 adolescentes entre 15 y 19 años.

En el marco del XIX Congreso Internacional de la Sociedad Argentina de Ginecología Infanto Juvenil (SAGIJ), llevado a cabo el 17 y 18 de noviembre pasados en Buenos Aires, se presentaron ponencias sobre la importancia de la elección correcta del método anticonceptivo en adolescentes con el fin de reducir los embarazos no planificados, en esta población tan vulnerable.

Debemos considerar que toda mujer que mantiene relaciones sexuales está en riesgo de embarazarse. Siempre se recomienda la consulta al ginecólogo/a previo al inicio de relaciones sexuales, para que luego de una correcta consejería la joven decida cuál es el método anticonceptivo que prefiere, e indicando utilizar también el preservativo por parte del varón para evitar tanto el embarazo como las infecciones de transmisión sexual.

Sabemos que esto sería lo ideal, pero muchas veces esto no sucede, y suelen tener sus primeras experiencias sexuales sin protección, y luego recién consultan en busca de un método anticonceptivo, con el riesgo que esto nos plantea.

La consulta por anticoncepción es una consulta de urgencia. Donde debemos realizar medicina preventiva en relación al embarazo no planificado que como dijimos anteriormente pueden derivar en abortos en situación de riesgo, muerte materna o complicaciones tanto para la madre o el hijo por falta de control prenatal.

A pesar de la existencia de diversos métodos anticonceptivos, píldoras, anillos vaginales dispositivos intrauterinos, tanto de cobre, como liberador de hormonas, inyectables, implante, etc., continuamente en el mundo se siguen investigando nuevos métodos y formulaciones. Actualmente se encuentran en estudio anillos vaginales, nuevos adhesivos transdérmicos, reducción de dosis en inyectables, etc. Que seguramente estarán disponibles no antes de siete u ocho años.

Uno de los métodos más utilizados por las mujeres en el mundo son las píldoras anticonceptivas, donde también en los últimos años contamos con nuevas formulaciones con estrógenos naturales, donde además de la seguridad y eficacia anticonceptiva tienen efectos beneficiosos con respecto al control del sangrado menstrual, la sexualidad y calidad de vida, dolor pelviano, cefaleas etc. lo que aumenta la continuidad en el uso.

En los últimos años la tendencia en anticoncepción y especialmente en adolescentes y mujeres que no han tenido hijos, es la utilización de métodos anticonceptivos reversibles de larga duración como son el DIU de cobre, el SIU (sistema intrauterino liberador de levonorgestrel (Lng) y el implante.

La gran ventaja de estos métodos, es que no requieren el compromiso de la toma diaria, ya que el 75% de las mujeres que toman píldoras anticonceptivas olvidan tomarla al menos una vez al mes, lo que reduce su eficacia, con el riesgo de embarazo.

Se ha incorporado recientemente un nuevo sistema intrauterino liberador de hormonas (levonorgestrel) que tiene la ventaja de ser más pequeño, con menor carga hormonal, lo que hace que sea más fácil de colocarpor los médicos en mujeres jóvenes y que no han tenido embarazos, que los ya existentes. Tiene una duración de tres años en lugar de cinco como es el otro SIU Lng, con la particularidad que las mujeres siguen menstruando regularmente aunque en menor cantidad.Estas características hacen que pueda ser considerado como de primera línea de elección en adolescentes.

Los métodos anticonceptivos pueden tener en mayor o menor grado efectos adversos. Las píldoras anticonceptivas pueden producir cefalea, tensión mamaria, trastornos gástricos, alteraciones del sangrado menstrual, etc. Los sistemas intrauterinos liberador de hormonas ya sea de 5 años de duración, o el nuevo más pequeño de 3 años de duración, tienen un porcentaje muy bajo de efectos adversos, dolor abdominal o alguna alteración del sangrado principalmente al inicio de su colocación.

Hay que tener claro el gran problema de la anticoncepción: cuando falla el método la mujer se embaraza, y que en general el método falla por mal uso del mismo (olvido, el no inicio del blíster en la fecha correcta, etc.), por eso la importancia del uso de métodos de larga duración que no dependan de la usuaria, como es la anticoncepción intrauterina.

Lo importante es que una mujer decida y se sienta cómoda y segura con el método elegido junto a su médico.

Gabriela Kosoy, Médica Ginecóloga-Sección Adolescencia-Depto Materno Infantil del Hospital B Rivadavia. Vicepresidente Asociación Médica Argentina de Anticoncepción (AMADA).
Fuente: Télam

Comentarios

Ingresa tu comentario