Buenos Aires, 15/12/2017, edición Nº 1857

Fútbol: juegan en primera, pero están al borde de la quiebra

Huracán, Chicago y Argentinos Juniors son ejemplos porteños de clubes que salen a la cancha en pleno rojo financiero.

(CABA) Muchos equipos empiezan a padecer el costo de un semestre que, al amparo de la falta de castigos o sanciones por incumplimientos, llevó a la mayoría de los 22 equipos de la B Nacional a endeudarse hasta niveles impredecibles. El objetivo era jugar en primera, como fuera. Argentinos Juniors fue uno de los que eligieron ese camino. Así destinó $ 18.000.000 en el último semestre, $ 3.000.000 por mes, y alcanzó la meta. Por encima, sólo un equipo gastó más: San Martín, de San Juan. El costo, igualmente, fue altísimo.

Con la contratación de Juan Román Riquelme, el club de la Paternal rompió el mercado. Ahora sufre las consecuencias. Ni siquiera pudo darse el lujo de retener al 10. “El presupuesto en primera será la mitad: $ 1.500.000 mensuales“, señalan en Argentinos. El golpe se siente en las finanzas: el último balance acusa un patrimonio neto negativo y la tesorería entró en una virtual cesación de pagos. Los sueldos de noviembre del plantel, empleados y cuerpo técnico se habrían pagado gracias a un aporte de Rubén Forastiero, el presidente ante la ausencia de Luis Segura. La situación se repitió en diciembre, y las fuentes del club apuntan que habría sido el propio titular de la AFA quien destinó alrededor de $ 400.000 para hacer frente a las obligaciones. “Estamos en liquidación“, agregan conocedores de los libros contables del club.

Un poco más que la media desembolsó Huracán, el cuarto entre los que más fondos destinaron a integrar el grupo de 30 equipos que el 15 de febrero inaugurarán una nueva era en los torneos de la AFA.

El club de Parque Patricios gastó $ 2.000.000 en el cuerpo técnico y el plantel, que contó con consagrados como Eduardo Domínguez y Patricio Toranzo, y con estrellas nacientes como Gonzalo “Pity” Martínez, por quien recibió $ 37.500.000 de River por el 75% del pase. Se aseguró así tener garantizados los fondos para afrontar el presupuesto de este año.

No pensamos subirlo“, dijo el vicepresidente 1° del Globo, Walter Santoro. El dirigente descartó que Alejandro Nadur, presidente de la institución, pusiera dinero de su bolsillo para hacer frente a los gastos corrientes y al pago de salarios de los jugadores: “No. Hace rato que Huracán se independizó financieramente y, para todo, se maneja con recursos propios“.

Nueva Chicago, otro de los que consiguieron el regreso a la elite, pagó $ 1.050.000 por mes entre jugadores y cuerpo técnico. “Apostamos a lo institucional. Estamos en primera con ingresos de segunda y vamos a ser muy rigurosos en los gastos: $ 1.800.000 por mes. Los sponsors aportarán $ 800.000, y la AFA, $ 1.000.000“, dijo Daniel Ferreiro, vicepresidente primero de la entidad de Mataderos. “El club tuvo siete pedidos de quiebra en tres años. Ahora pudimos vender jugadores y recién estamos saliendo a flote. Somos un club de barrio, sin apoyos. Esta gestión se caracterizó por firmar lo que puede pagar“, agrega el dirigente de la entidad que entronizó a Christian “Gomito” Gómez.

Los diez ascendidos compartirán cartel con River y Boca, pero percibirán la cuarta parte en derechos televisivos: $ 1.000.000 por mes. En total, los 22 clubes de la Primera B Nacional gastaron $ 33.043.333 mensuales en sus planteles y cuerpos técnicos. La inversión total bordeó los $ 200 millones: $ 198.260.000, el equivalente a lo que recibía la categoría del Fútbol para Todos durante un año. El gasto promedio de los diez equipos que lograron el pasaporte a la elite fue de $ 11.204.000.

chicago

Fuente: La Nación.

Comentarios

Ingresa tu comentario