Buenos Aires, 24/09/2017, edición Nº 1775

Furor en redes sociales: más del 60% las usa durante el trabajo

La mayoría dice que son una herramienta laboral, según un estudio.

(CABA) Facebook, Twitter e Instagram, esos grandes protagonistas de la vida social, cada vez más lo son también del mundo laboral. Más del 60% de los argentinos interactúa en alguna de las redes sociales durante las horas en las que está trabajando, según una encuesta del Grupo RHUO, dedicado a los recursos humanos, y la Universidad Abierta Interamericana (UAI).

Lo más revelador de la investigación es qué dicen hacer los trabajadores mientras navegan. Cerca del 42% de los entrevistados afirma que usa las redes para obtener información; el 27%, para interactuar con otros usuarios en tiempo real, y el 14,9% admite que lo hace sólo para distraerse.

“Observamos que la mayoría de los empleados incorporan las redes como una herramienta más al ámbito laboral y las usan no sólo para conseguir información de manera inmediata, sino también para generar contactos que pueden ser aprovechados luego por la misma empresa”, señala Sergio Doval, director del Programa de Opinión Pública de la UAI, para desmitificar el uso improductivo de las redes.

Entre los mayores beneficios que ofrecen las redes sociales en el ámbito laboral, el directivo destaca la posibilidad de mantener contactos con profesionales de cualquier parte del mundo. “Además, la conectividad aumenta las posibilidades de colaboración con otras personas que puedan brindar soluciones a problemas. También se las puede usar como un espacio de ocio, lo que permite estar un poco más cerca de los seres queridos”, detalla.

Del 60% de los argentinos que usan las redes en su trabajo, el 36% lo hace de manera habitual, mientras que un 29%, sólo en casos excepcionales. La investigación revela, además, que el 47,1% elige Facebook; el 9,1%,Twitter, y el 8,1%, LinkedIn. Mientras que el 32,5% prefiere otras redes. Por otra parte, el 44% afirma que suele consultarlas desde su celular. Un dato llama la atención: el 67% coincide en que su uso en el trabajo no afecta la productividad.

facebook oficina

“El auge de las nuevas tecnologías sin duda ha impactado a pasos agigantados en todos los ámbitos de la vida, y el del trabajo no es la excepción”, explica Leticia Spano, gerente de operaciones de RHUO.

Frente a este escenario, ¿tiene sentido no permitir el uso de las redes dentro del ámbito laboral? En primer lugar, depende del trabajo. “Existen actividades en las que su utilización podría generar riesgos, situación en la cual es más sencilla su limitante”, aclara Spano. No obstante, hoy la mayoría de los usuarios se puede conectar a las redes a través de sus celulares. De hecho, según información suministrada por Facebook, los argentinos se conectan a esta red, principalmente desde sus dispositivos móviles.

Doval considera que sería contraproducente actuar como “policía”. “Los avances en materia de comunicación son imposibles de eliminar. Siempre es mejor pensar qué hacer con ellos y cómo fomentar un mejor clima de trabajo para sus empleados”, aconseja. Mientras que Spano sugiere que, de autorizar el uso de las redes, las compañías deben fijar pautas de condiciones, frecuencia y oportunidad de utilización.

Algunas de las empresas consultadas saben que sus empleados ingresan a las redes dentro de su horario laboral, pero prefieren no opinar porque no tienen políticas al respecto. Otras, en cambio, consideran las redes una herramienta laboral más. “Muchas compañías capitalizan las enormes ventajas que presentan las redes porque constituyen importantes canales de comunicación directa, por eso tienen presencia institucional en Internet”, indica Spano.

Javier Ferrero, de la consultora tecnológica Druidics, reconoce que en el pasado evaluaron el tema. “Nos dimos cuenta de que todos necesitamos esa dosis de distracción para volver a encauzar la energía. Además, cualquier cosa que se niegue se desea más aún, así que decidimos no hacer nada al respecto”, cuenta.

Una de las organizaciones locales que toman las redes sociales como una herramienta más en su trabajo es la consultora Llorente & Cuenca. “Estamos ante un destino inevitable: ser digitales. Por eso, es importante que desde las empresas se incentive el correcto uso de las redes por parte de los colaboradores con políticas y procedimientos de acción en línea con la cultura corporativa”, dice María Eugenia Durán, directora de Comunicación Online de la compañía.

Otro caso que refleja lo que está ocurriendo dentro de las compañías es el de la empresa tecnológica Snoop Consulting, donde están desarrollando una red social propia llamada SKNOW. “Es una herramienta de colaboración y gestión del conocimiento inteligente. A través de ella cualquier empleado hace una pregunta en el chat y el sistema busca quién es la persona que sabe la respuesta. Todas esas preguntas y respuestas quedan almacenadas en algo parecido a un foro y es posible consultarlo”, cuenta Karina Reniu, gerente de Gestión de las Personas de la empresa.

Pero más allá de estos casos existen aún varias compañías que restringen el uso de las redes sociales a sus empleados. La mayoría asegura hacerlo por una cuestión de seguridad y por la información crítica que manejan. Entre los más estrictos se encuentra el sector bancario. Aunque prefieren no dar su nombre, empleados de distintos bancos cuentan que el acceso a las redes no está habilitado para todos los trabajadores. “Es más: no es ético ni está bien visto que ingresemos a Facebook durante nuestra jornada laboral”, reconoce una empleada.

Comentarios

Ingresa tu comentario