Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

Fumador social: una actitud que no reduce los riesgos del tabaco

Para tener en cuenta.

mal-habito-4

(CABA) Si bien en la Argentina la mortalidad por cáncer de pulmón disminuyó en el hombre, aún es la cuarta causa de muerte por esa enfermedad en el sexo masculino y la segunda en el femenino.

En el Día Internacional del Cáncer de Pulmón, la médica especialista en Oncología Marcela Polizzi (MP 63.171) alertó que uno de los principales factores de riesgo para el cáncer de pulmón es fumar.

Se sabe que por lo menos 69 sustancias químicas en el humo de tabaco causan cáncer“, especificó la directora de Fundación OncoSalud, quien remarcó que “el humo de tabaco en el ambiente está también asociado con enfermedades cardiacas en adultos y con síndrome de muerte súbita del lactante, infecciones de oído y episodios de asma en niños“.

El humo de tabaco en el ambiente (conocido también como tabaquismo de segunda mano y tabaquismo involuntario o pasivo) es el humo que resulta de la combustión de un producto de tabaco y el humo que exhala el fumador.

Tras asegurar que “no hay un producto de tabaco que sea seguro y no hay grado de exposición al humo de tabaco que no sea perjudicial; cuanto más fume, mayor será el riesgo de enfermedad“, la especialista desmitificó eso de que los puros son menos malos que los cigarrillos: “Fumar cigarros puros causa cánceres de la cavidad oral (cánceres de labio, de lengua, de boca y de garganta) y cánceres de laringe, de esófago y de pulmón. Todo fumador de cigarros puros o de cigarrillos, ya sea que inhale o no, expone directamente sus labios, su boca, lengua, garganta y laringe al humo de tabaco y a las sustancias químicas tóxicas que causan cáncer“.

Así es que resulta revelador el dato que asegura que el 40% de los tumores podrían evitarse por el simple hecho de no consumir tabaco, hacer ejercicio regularmente, realizar una dieta saludable y un moderado consumo de alcohol.

En ese sentido, el doctor Ernesto Crescenti (MN 50.776), director del “Instituto de Inmunooncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti” resaltó que “los denominados fumadores sociales, aquellos que no lo hacen todos los días o quienes no superan los 10 cigarrillos diarios, presentan casi el mismo riesgo de enfermedad que los fumadores activos“.

El cáncer de pulmón se desarrolla a lo largo de varios años y es difícil detectarlo en su faceta inicial, solamente un 15% de los casos se detectan en sus etapas iniciales. Por eso es de suma importancia reconocer los factores desencadenantes para tomar las medidas preventivas correspondientes.

De hecho, muchos casos de cáncer de pulmón en etapa precoz se diagnostican accidentalmente, de ahí que resulte importante los chequeos en forma anual.

De forma preventiva, lo más importante es realizarse una radiografía de tórax simple una vez por año. En caso de existir restricción respiratoria, lo recomendable es realizar una espirometría. Y si se presentara alguna anormalidad, lo más completo sería realizar una tomografía de tórax.

Los síntomas más frecuentes, para estar atentos

Tos o dolor en el tórax que no desaparece y que puede ir acompañada de expectoración.

Un silbido en la respiración, falta de aliento.

Tos o esputos con sangre.

Ronquera o hinchazón en la cara y el cuello.

Sensación de falta de aire.

Infecciones respiratorias recurrentes como bronquitis o pulmonía.

Comentarios

Ingresa tu comentario