Buenos Aires, 20/09/2017, edición Nº 1771

Fuerte incremento en el Registro de Morosos Alimentarios

Padres morosos. El registro suma casi mil casos por año.

(CABA) Es un problema que crece entre las parejas separadas con hijos. Especialistas dicen que es un “castigo” de los hombres hacia sus ex mujeres. Y que los que más tienen son los que menos pagan.
En algún momento se amaron, en otro tuvieron hijos y una vez decidieron separarse. ¿Pero cuál es la cadena que sigue uniendo a aquellos que decidieron disolver –en buenos o malos términos– su vínculo amoroso? Esa “cadena” se llama cuota alimentaria, el pago mensual que, en general, debe hacerle el padre de los chicos en común a su ex pareja. En muchos casos, el fin de esa relación es el inicio de una pelea económica. En cinco años, la cantidad de padres que no cumple con la cuota se triplicó en la Ciudad y se duplicó en la Provincia: casi mil padres entraron en el Registro de Morosos Alimentarios en el último año en Capital y Provincia.

Los datos surgen de las áreas de Justicia porteña y bonaerense, donde el registro se puso en funcionamiento en el año 2000 y 2004, respectivamente. En la Ciudad hay 2.592 inscriptos, de los cuáles 20 son mujeres. Hasta hace cinco años había 852 personas anotadas. En la Provincia, había 1.057 deudores registrados en 2010.

Para anotar a un papá o a una mamá en el registro de morosos hay que tener una orden judicial y haber comprobado que el progenitor adeuda dos cuotas consecutivas o tres alternadas. De figurar en la nómina, el deudor queda inhabilitado para muchas cosas: no puede obtener créditos, pedir tarjetas de crédito ni abrir una cuenta corriente; tampoco se les renueva u otorga licencia de conducir.

¿Pero es, en definitiva, efectivo el Registro o funciona como un método de escrache? Otra vez, números: de las 443 personas que fueron anotadas en la Ciudad el año pasado, sólo el 9% se puso al día con la cuota. “El registro sirve porque le frena a los deudores alimentarios diferentes trámites y accesos a licitaciones, licencias y cargos. Pero es bajo el porcentaje de deudores que revierten su condición”, reconocen desde el Ministerio de Justicia bonaerense.

El hombre separado debe hacerle frente a una nueva vida, donde, por mes, casi todo es doble: dos alquileres, dos expensas, dos facturas de gas, dos de luz … Pero además, el contacto con sus hijos queda sometido a un régimen fijo de días y horarios. En medio de esas desventajas, la cuota alimentaria se vuelve el punto de conflicto una vez disuelto el vínculo de pareja. Hay argumentos de uno y otro lado de la línea de fuego. Dicen ellas: “O no paga la cuota o la paga cuando quiere”, “se separó de mí y también de los nenes”, “debe pensar que los chicos no generan gastos”. Responden ellos: “Es una mala administradora”, “si los chicos vivieran conmigo, me arreglaría con menos”, “no quiero pasarle plata porque sé que la gasta en la peluquería”. Pero los motivos no importan: la ley obliga a uno de los progenitores, casi siempre a los hombres, a pasar un dinero por mes para la manutención de los hijos.

¿Por qué los padres dejan de pagar las cuotas? Los especialistas consultados por Clarín coinciden en que es un “castigo” hacia la madre, que el nuevo Código Civil agiliza el trámite de divorcio pero no plantea cambios de fondo respecto de la cuota alimentaria y que la Justicia, de alguna forma, sigue apañando a los deudores.
“El pago debe hacérsele a la madre, justamente con quien hay un bloqueo emocional, a quien se detesta. El Estado debería contemplar ese aspecto, trabajar en el vínculo entre padre e hijo. Si se trabaja en fortalecer esa relación, creo que habría menos deudores”, opina Osvaldo Ortemberg, abogado de familia.

Para Viviana Koffman, otra abogada especialista en el tema, no sólo existe el padre deudor, sino el que se atrasa. “Es otro escarmiento para la madre, que tiene plazos para pagar, cuentas con vencimiento, como la cuota del colegio. La Justicia no fija intereses para los morosos, pero la madre los termina pagando”, observa.
La cuota alimentaria no se limita a la comida, sino que abarca un abanico de necesidades de los chicos: vivienda, salud, educación, ropa, esparcimiento. Todo queda afectado por la inflación, que “se come” la cuota (ver Cada tres meses …). Sin embargo, es más fácil lograr que la otra parte acceda a una cláusula de ajuste por inflación, que ponerse de acuerdo en el ítem más conflictivo del arreglo, el de “gastos extraordinarios”. “Son los que no están contemplados en la vida cotidiana del hijo, como la ortodoncia o el viaje de egresados. Es muy complicado llegar a un acuerdo en ese punto”, dicen ambos abogados.

Para la abogada Ana Rosenfeld, conocida por llevar adelante juicios de manutención de varios famosos, las padres más adinerados son los que menos dispuestos están a pagar la cuota. “La Justicia es machista –considera–. Los jueces no fijan intereses por mora y eso termina siendo una forma de colaborar con el atraso, cuando que la ley no deja margen para excusas. Si no hay sanciones para los deudores, el registro de morosos no sirve”.

Comentarios

Ingresa tu comentario